Belleza sin competición

Además de los 43 patios que han participado en el certamen hay otros 19, pertenecientes a organismos y entidades privadas, que, a pesar de estar fuera del concurso, exhiben en estos días su mejor postal

Lucía Zarza | EL DÍA DE CÓRDOBA

Belleza fuera de concurso. De esta forma se podrían describir las principales características de los patios que se exhiben estos días sin participar en el certamen, un hecho que hace que se pueda disfrutar de estos recintos todos los días del año, al menos en su esencia. Y es que, no sólo en el mes de mayo y durante estas fechas, Córdoba abre al visitantes esta seña de identidad nacional e internacional. Edificios como el Palacio de Congresos, establecimientos de restauración, como tabernas y bares, así como hoteles, museos y monumentos acogen en su seno un patio que durante todo el año puede ser contemplado. Algunos de estos recintos son fieles recreaciones de los que fueron en su día el centro de vida de las antiguas casas de vecinos, como el del Hotel Maimónides, y otros, sin embargo, son la viva estampa de otra época, como los del Palacio de Viana o los del Archivo Municipal. Conscientes de la belleza de estos patios, muchos turistas y cordobeses visitan, además de los 43 recintos que participaron en el Festival este año, otros 19 enclaves que, a pesar de estar fuera, muestran también su mejor estampa en primavera.

 

Los más visitados son los del Palacio de Viana. Doce patios, cada uno de los cuales con un nombre propio que refleja cuál fue su uso en el siglo XVI: el patio del Archivo, de la Capilla, de la Cancela, de los Jardines, del Pozo, de la Alberca, de la Madama, de las Rejas, de los Naranjos, de los Gatos, del Recibo y de la Columnas. En este enclave, María Fernández Gil y su esposo, dos madrileños con raíces cordobesas, no dejaron ni un rincón sin fotografiar. "Hay que enseñar a los amigos la belleza de un patio cordobés", apuntó Fernández Gil, quien aseveró que "los patios del Viana son el mayor exponente cordobés".

Además del Palacio de Viana, el Museo de Julio Romero de Torres, el Patio de los Naranjos, el Palacio de Congresos, el Archivo Municipal, el Alcázar de los Reyes Cristianos y el Zoco exhiben sus encantos estos días. La mayoría de los visitantes de estos recintos son turistas, porque "los cordobeses preferimos ver los que están en el concurso", aseguró Clara Montes, una cordobesa que, mapa en mano, recorría ayer la Judería. El motivo de esta afirmación la argumentó esta joven señalando que "los patios populares tienen más cuidado y trabajo, e ir a visitarlos es una manera de agradecer ese esfuerzo". En la calle Sánchez de Feria se encuentra el Archivo Municipal, el cual se puede visitar, como el resto de patios fuera de concurso, en el horario de apertura del centro en cuestión. Por este motivo, Fernando Jiménez y su pareja aprovecharon las horas de cierre del resto de recintos para conocer la Biblioteca Municipal, enclavada en una casa solariega del siglo XVI, que fue propiedad de los Guzmanes. Esta vivienda tiene una estructura típica cordobesa, donde destacan dos patios. El recinto que le gustó más a Jiménez fue "el segundo, es más vistoso por los arcos porticados y la vegetación". Otro de los enclaves fuera de concurso más visitados es el del Zoco Municipal. Durante todo el año, los turistas frecuentan este recinto para comprar alguna filigrana de plata realizada por los artesanos que trabajan allí. Es el caso de John McCann y su amigo Erik, quienes se quedaron sorprendidos por "el magnífico lugar en el que trabajan estos artistas", así como por "la belleza del Alcázar de los Reyes Cristianos", del que apuntaron es "el mejor patio que hemos visto por ahora". Este enclave, sin embargo, sí es visitado por los cordobeses durante este mes debido, sobre todo, a los reportajes gráficos que realizan los primocomulgantes en sus jardines .

Otro de los patios más populares, a pesar de no presentarse a concurso, es el de Los Naranjos, en el que destacan sus fuentes y su empedrado, además de sus naranjos. En él los turistas descansan del trajín diario, se relajan y conversan sobre cuál será la ruta a seguir. Beatriz Pérez y su grupo de amigas, estudiantes de Historia en Salamanca, aseguraron que "Córdoba es preciosa y en mayo, más". Estas jóvenes saben de lo que hablan porque "somos asiduas a la ciudad. Tenemos amigos en Córdoba y venimos a visitarlos todos los años en mayo". Como ellas, Bruno Rivera y su hermano, también de Madrid, recorrieron ayer los patios antes de "ir a Sevilla a visitar a unos amigos. Hubiera sido imperdonable no pasar por Córdoba sabiendo cómo está en mayo". Al final, tanto por horario como por belleza, todos los patios de la capital se complementan para dar gusto a los cinco sentidos.

Idiomas