A Marcelino Ferrero y a la Corporación Municipal

“Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces”, así dice un refrán castellano, el cual se lo quiero dedicar al concejal que lleva tantos años en el cargo y que seguirá “per seculum” si el Partido Comunista de esta ciudad quiere seguir manteniéndolo, siempre motivado por no encontrar, dicen, entre sus militantes quien aguante esa concejalía, causa injusta para el resto de personas militantes como para la inteligencia de muchos otras de sus colegas.

 La prudencia y la colegialidad con las asociaciones de patios y con su equipo de Ferias y Festejos a la hora de valorar el Concurso de Patios debería haber sido primordial, en vez de deshacerse en elogios por la masiva afluencia, cuando esta ha puesto en evidencia la total y absoluta falta de organización de este concurso, qué lejos de ser lo que el dice, una gran satisfacción para la ciudad, ha sido la constatación de la ciudadanía de que para las personas visitantes, en muchos casos, era un auténtico calvario, a resaltar, por ejemplo, las largas colas para ver patios en barrios determinados, con desórdenes y malos modos hacia las personas propietarias o inquilinas de los patios, la falta de profesionales de la información en sitios claves, el desánimo y la desesperación de la personas turistas por no encontrar los patios de la “tele” porque no hay que olvidar que tenemos un “Casco Histérico” para ellas en cuanto a la posición y enclave de las calles que lo componen, vueltas y mas revueltas, callejones sin salida, etc., pero no debe andar mucho nuestro concejal por ellas a todas horas, escuchando todos los comentarios de la gente, los que si lo hacemos por acompañar o por ser nuestra responsabilidad lo comprobamos “in situ”.

 Y ni que decir, de algunos patios admitidos en el concurso bajo su responsabilidad, que son vergüenza para toda la ciudadanía que los visita, tanto cordobesa como foránea, patios a cargo de personas enfermas, patios sin alumbrado en horas de la noche, patios sucios y pestilentes, sólos a su devenir y para mas INRI con premio, lo que deja atónita a la población.

En fin, bajo su criterio, cosas sin importancia, visiones de las personas mas protestonas y exigentes, de las que tienen que soportar la clase política, lo lleva el cargo, dirá, cuando en realidad nos duele manifestarlas año tras año y que nos gustaría reflexionar y evaluar conjuntamente con todas las asociaciones y personas técnicas implicadas. La feria será una tregua para reflexionar, no para olvidar, Sr. Concejal.

Blanca Ciudad Imedio

Idiomas