FUENTE: RAFAEL A. AGUILAR. ABC CÓRDOBA.

Ha tardado, pero ya está en marcha. El Ayuntamiento presentó ayer el expediente técnico que ha elaborado para que los patios opten a ser Patrimonio Intangible de la Humanidad, una distinción que otorga la Unesco y con la que ya cuentan dos manifestaciones culturales españolas, como son El misterio de Elche, y la Patum, de la localidad barcelonesa de Berga.

El Consistorio ha remitido el informe, en el que han participado un nutrido grupo de investigadores y especialistas en historia y arquitectura de la ciudad, a la Delegación provincial de la Consejería de Cultura, que ha de evaluar el trabajo para, en caso de que lo considere adecuado, enviárselo al Ministerio de Cultura. Será ésta la instancia gubernamental que, durante el próximo otoño, determine si el expediente se adapta a los requerimientos de la Unesco. Si considera que sí, este organismo internacional dependiente de Naciones Unidas recibirá la documentación en esas fechas y, a partir de ese momento, tendrá la palabra para declarar o no a estas estancias tradicionales cordobesas como Patrimonio Intangible de la Humanidad.

El alcalde, Andrés Ocaña, se mostró ayer optimista y agradeció el esfuerzo a todas las personas que han colaborado en la elaboración del expediente, entre ellas Arturo Ramírez, Pedro Caro, Rafael Pérez de Siles, Ana Verdú y los responsables de las asociaciones Claveles y Gitanillas y Amigos de los Patios. «El reconocimiento a esta fiesta nuestra es un proyecto de ciudad en el que todos nos implicamos», subrayó el regidor en el que fue su primer acto público tras su toma de posesión, acontecida el pasado jueves. Por su parte, el delegado de Cultura de la Junta, Joaquín Dobladez, indicó que la intención al optar a la distinción de Patrimonio Intangible es «revalorizar una forma de vida que está vinculada a una forma de arquitectura».

El expediente, no obstante, suscitó ayer críticas de una responsable del Jardín Botánico, que recriminó a quienes lo han coordinado que no incluyera ningún estudio sobre las plantas que se exhiben en los patios. De otro lado, se presentó el libro «Córdoba interior, la vida desde el patio», obra de Victoria de Larriva y Francisco Riobóo.

Idiomas