La Junta explicará que en el ordenamiento no existe una declaración inmaterial como la que echa en falta la Unesco.

FUENTE: LUIS MIRANDA /ABC CÓRDOBA

El Ayuntamiento de Córdoba ya trabaja contrarreloj, con menos de dos semanas de margen temporal, para elaborar el texto que se tiene que enviar a la Unesco para que la candidatura de Los Patios continúe adelante en su carrera para ser Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Para ello ayer se mantuvo una reunión a la que asistieron el gobierno municipal, los tres grupos de la oposición así como miembros de las asociaciones de patios, y donde se establecieron las bases de este documento complementario que tendrá que paliar los errores encontrados en el que sirvió como base para la candidatura. Hay que recordar que un órgano técnico de la Unesco acaba de emitir un documento en el que desaconseja a ésta que en la cumbre que celebrará en Bali a finales de mes otorgue a la fiesta cordobesa esta distinción mundial.

El concejal de Presidencia del Ayuntamiento, Miguel Ángel Torrico, resaltó que se pretende «tener el mejor documento posible» y para ello se pretende que todo quede «suficientemente explicado», especialmente los puntos en los que la Unesco advirtió carencias. Uno de ellos será el referido a la imbricación ciudadana, algo que, recordó, en Córdoba se da por hecho «y tal vez el informe por ello no entrara más en detalle». Para subsanar los errores y hacer más explícito lo que, según Torrico, ya estaba en el texto original, se ha elaborado ahora este que se llamará «informe complementario», y en el que todo se explicará con más detalle, en especial los puntos en los que se han encontrado cosas que hay que subsanar.

Más explícito.

En la reunión se mostraron de acuerdo todos los participantes y los grupos de la oposición hicieron causa común con el gobierno municipal. Así, la concejala socialista Rafaela Valenzuela, explicó que todo lo que se pedía para respaldar la candidatura está en el informe, y que se trata únicamente de «hacerlo más explícito». Por eso se traerá un dato de un informe del Instituto Municipal de Desarrollo Económico, en el que cifraba las visitas a los patios en 700.000 personas, mucho de los cuales eran los propios cordobeses.

También se insistirá en que forman parte de una singular manera de vivir, porque lo que muestran a los visitantes «es parte del ámbito privado, la propia casa», y que además incluye una relación muy particular con la naturaleza, simbolizada en el agua y las plantas. La concejala socialista destacó además la colaboración público-privada que se establece entre los propietarios y las Administraciones y la realización de programas didácticos, que hacen que los niños conozcan esta tradición como algo que forma parte de Córdoba, y que escenificaría el interés en preservarla.

Valenzuela resaltó que la declaración de Los Patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad es un «asunto de ciudad», y precisamente por eso corresponde «arrimar el hombro» y apoyar al gobierno municipal.

La misma opinión mostró el portavoz municipal de Izquierda Unida, Francisco Tejada, quien fue el que más criticó se mostró con el texto que había rechazado el informe de Córdoba, puesto que lo que se pide es que se aclaren algunos puntos que ya figuran en el documento elaborado por la candidatura. «Parece que hubiera que explicarlo todo, y ponerlo más explícito», ironizó el concejal. También se mostró en desacuerdo con que no haya una delegación de la Unesco que visite las fiestas en cuestión para comprobar si la realidad se ajusta a lo que los informes dicen. «Es inconcebible que no se desplacen para comprobarlo», dijo, al tiempo que hacía votos por que este trabajo culmine con la consecución de la declaración de la Unesco.

El vicepresidente de la asociación de propietarios de patios Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, elogió que el Ayuntamiento haya reaccionado «con diligencia», toda vez que los plazos están muy ajustados y que la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, tendrá que tener el contrainforme en sus manos antes del 14 de noviembre para presentarlo en París ante representantes de la Unesco.

El trabajo no sólo corresponderá al Ayuntamiento. En la reunión, dijo Miguel Ángel Torrico, se recordó el papel que tendrán que tener la Administración estatal y la autonómica.

Importancia futura.

A la primera le corresponderá la presentación del texto, mientras que la segunda tendrá que justificar una de las carencias que detectaba el informe: la falta de una protección para la fiesta de los patios. Según Miguel Ángel Torrico, la Junta de Andalucía se encargará de explicar que la protección de bienes inmateriales o intangibles, que pueda ser el caso de una fiesta popular, no existe en su propia ordenación. El informe complementario con el que se pretende respaldar definitivamente la candidatura de los patios incide además en la importancia que para la fiesta tendría la declaración de la Unesco, afirmó Miguel Ángel Torrico.

Idiomas