Tras la vorágine de las jornadas de concurso, los propietarios de casas-patio descansan de tanta visita y arreglan los daños causados en las plantas por personas poco cívicas.

FUENTE: ANA ROMERO. DIARIO CÓRDOBA.

"Te entra una tranquilidad que parece que no estás en este mundo". Así define Josefa Carvento lo que siente cuando termina el Concurso Popular de Patios. Ella es una de las vecinas y cuidadoras del patio de Marroquíes, 6, que este año ha obtenido el primer premio en arquitectura antigua y ha recibido incontables visitas. "Ha sido terrible, antes de abrir ya había colas y durante todo el día. Vienen muchas excursiones de los pueblos, colegios, a veces no se puede soportar".

Josefa no ve claro qué debería de hacerse para evitar tanta masificación porque "más días de patios no, terminamos agotados, y más horas tampoco, eso no puede ser" y reclama al Ayuntamiento y a los empresarios de hostelería más ayuda "porque mira cómo se pone Córdoba con los patios, a rebosar, y a nosotros nos ayudan muy poco".

Juan Pérez Latorre es sastre y tiene su taller en la casa de vecinos de Marroquíes. También sabe lo que son los agobios de estos días, "a veces tenía que cerrar la puerta porque no me dejaban trabajar y tengo muchas cosas pendientes para la feria. Ahora por fin se queda uno tranquilo, aunque aquí llegan visitas todo el año". Para Juan una solución podría ser "ampliar más días de concurso porque más horas es imposible, no hay tiempo para regar".

Leonor Camorra, presidenta de la Asociación Claveles y Gitanillas, estaba ayer arreglando las plantas que han sufrido el paso de la marabunta . "Hay muchos tallos tronchados, flores estropeadas porque la gente las toca, estos días son para limpiar y cambiar macetas".

Para Leonor la solución a la masificación no es "ni ampliar días ni ampliar horarios, hemos acabado destrozados, apenas tenemos tiempo para limpiar y regar", e insiste en que los premios no se deben dar a conocer el primer fin de semana de concurso "porque la gente se limita a visitar los patios premiados".

La presidenta de Claveles y Gitanillas también pide que en los folletos informativos de los patios "se deje claro que se trata de casas particulares, no de jardines públicos, pedir a la gente que respete estos espacios". En esta idea coincide Maribel Navajas, propietaria del patio de Parras, 5, segundo premio en arquitectura moderna: "Muchas personas creen que son patios que el Ayuntamiento decora en estas fechas, se sorprenden cuando les decimos que es nuestra casa". Maribel destaca la falta de civismo de algunos visitantes, "tocan y rompen las plantas y cuando les dices algo te contestan que el Ayuntamiento nos paga para poner las flores".

Maribel añade que "yo en estos 12 días no paro, además de limpiar el patio dos veces al día y regar, sigo teniendo la casa, la comida, la compra, no doy abasto" y apuesta por fórmulas como Patios para disfrutar , puesta en marcha por Claveles y Gitanillas, "así la gente puede ver los patios con más tranquilidad, podemos hablar con ellos con calma, se disfrutan más así". Este proyecto permite visitar 24 patios los fines de semana hasta el 7 de junio, de 11.00 a 14.00 horas, con un bono que cuesta 6 euros por persona, así que si no ha podido ver estos vergeles privados, aún tiene tiempo para hacerlo.

Idiomas