Unos galardones repartidos por los barrios. Los recintos de Badanas, 15 y Trueque, 4 forman parte de los que más veces han triunfado en el concurso popular y los de Barrionuevo, 22 y Rey Heredia, 21 en la modalidad de arquitectura modernaLos patios de San Basilio comenzaron a ganar concursos a partir de la década de los 50.

FUENTE: J. CABRERA. EL DÍA DE CÓRDOBA.

Los datos que ofrece el informe municipal para la declaración de los patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad no ofrecen duda. El patio de San Juan de Palomares, 11 es el que más primeros premios ha logrado a lo largo de la historia. Según estas cifras, a las que ha tenido acceso el Día, este recinto situado en el barrio de San Lorenzo, que recientemente ha sido adquirido por Vimcorsa, se ha alzado con el máximo galardón en las diversas etapas que ha tenido el concurso a lo largo de la historia. La primera vez que recogió el máximo premio fue en 1934 y la siguiente en 1950, cuando el concurso organizado por el Ayuntamiento no contaba con la configuración actual. Tras repetir triunfo en 1961 y 1971, el patio de San Juan de Palomares entra su época dorada en 1986, cuando en 17 años recoge nada menos que ocho primeros premios.

En 2002 fue el último año que se presentó a concurso, en el que también resultó triunfador, y desde entonces están sus puertas cerradas por fallecimiento de su propietaria, pero el próximo año volverá a ser visitable. Éste el compromiso anunciado por la presidenta de Vimcorsa, Victoria Fernández, cuando el pasado mes anunció la adquisición de este inmueble situado junto a San Juan de Letrán por 198.000 euros y en el que se construirán dos viviendas con un alquiler que rondará entre los 110 y los 120 euros. La única condición es que sus inquilinos presenten el patio a concurso.

Desde que en 1921 se convocara la primera edición del concurso, que ganó un patio de la calle Empedrada, en Santa Marina, han sido caso 300 los que han abierto sus puertas al público tanto dentro como fuera del concurso. Como es natural, sólo uno ha podido optar cada año al primer premio, aunque desde 1997 se modificaron las bases para incluir los de categoría moderna. Por tanto, son pocos los que pueden presumir de entrar en el palmarés de los escogidos.

 A cierta distancia del de San Juan de Palomares, 11 está el de Badanas, 15, un patio que ha tenido ocho primeros premio y que dejó de presentarse a concurso hace más de 40 años. Su calidad debió ser muy alta, puesto que se alzó como máximo triunfador en 1939, 1944, 1947 y 1948; es decir, quedó como el mejor patio de Córdoba en los cuatro años en que hubo concurso en la década comprendida entre 1939 y 1948.

En tercera posición se encuentra uno de los patios más fotografiados de la ciudad, el de Trueque, 4. Situado a la espalda de San Lorenzo, este recinto caracterizado por su encalado pozo, compite cada año en el concurso del Ayuntamiento después de que falleciera su propietaria, Carmela Montilla. La primera vez que obtuvo la máxima distinción fue en 1974 y desde entonces se encuentra en el palmarés de los mejores recintos de la ciudad.

El patio de San Basilio que más veces ha triunfado en el concurso es el de Martín de Roa, 9, que, curiosamente, también será gestionado en el futuro por Vimcorsa gracias al convenio alcanzado recientemente con sus propietarios.

En la categoría de arquitectura moderna, una modalidad creada en 1997, los patios de Rey Heredia, 21 y Barrionuevo, 22 han obtenido en este tiempo tres primeros premios, seguidos de Tafures, 8; Parras, 5, y Pastora, 2 con dos primeros galardones cada uno de ellos.

Al estar los patios situados en el interior del Casco Histórico, son los barrios tradicionales lo que a su vez compiten en el concurso popular que anualmente convoca el Ayuntamiento. Si se hiciese un ranking de los barrios que más primeros premios han obtenido a lo largo de la historia del certamen, ganaría el barrio de San Lorenzo, puesto que en su parroquia se integran dos de los que más galardones han recogido, como es el caso de los de San Juan de Palomares, 11 y Trueque, 4.

El caso de San Basilio es bastante singular. Actualmente está reconocido como el barrio de los patios, hasta el punto de que es el único que cuenta con señalización turística específica para esta materia. Ha sido la primera zona de la ciudad en que surgieron las colas de visitantes, con hasta más de una hora de espera y su sola mención es sinónima de esta fiestas popular.

Aunque algunos patios de San Basilio se presentaron de forma esporádica en los primeros años del concurso, comenzaron a hacerlo de forma más sistemática a partir de 1956, que fue el año en que el Ayuntamiento, presidido por Antonio Cruz Conde, decidió potenciar esta celebración con un concurso mejor estructurado y con el complemento del denominado Festival de los Patios, consistente en la programación de una serie de espectáculos a desarrollar al aire libre.

Junto a San Lorenzo y San Basilio, hay destacar también la presencia de otros patios en otros barrios del Casco Histórico como San Francisco, Judería-Catedral, Santa Marina, San Andrés, San Pedro o Santiago. En todos ellos hay recintos que compiten cada año, pero sólo influye la actuación de sus habitantes de puertas para adentro. El espíritu del barrio sólo influye en el número de viviendas tradicionales que se han conservado en él, algo que es más patente en la zona de la Ajerquía, donde las construcciones modernas no han llegado ni con el número ni con la calidad con que lo han hecho en la parte alta, o Villa, del Casco Histórico.

Idiomas