Tradición y arte contemporáneo conversan en los patios de Córdoba Dieciséis artistas procedentes de distintos países extienden una sugerente gama de propuestas en ‘El patio de mi casa’ • La iniciativa supone un estímulo para el proyecto de la Capitalidad Cultural de 2016.

FUENTE: ALFREDO ASENSI. EL DÍA DE CÓRDOBA.

Cuando llueve se moja como los demás. Por mucho que un artista procedente de China o Líbano haya instalado en él una obra que lo conecta con las esferas más radicales del arte contemporáneo. A pesar de la originalidad de la idea, el esfuerzo organizativo y la inversión de 240.000 euros. Es otoño y llueve y hace frío y la noche llega pronto. Por lo demás, El patio de mi casa se presenta como uno de los acontecimientos artísticos más singulares de los últimos años en Córdoba: una exposición colectiva de 16 artistas internacionales en unos espacios que sólo suelen ocupar las portadas en mayo y que aspiran a ser declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Las propuestas diversas de El patio de mi casa encuentran un punto de enlace en la idea central del proyecto: el "diálogo" entre uno de los elementos patrimoniales de mayor fuerza identitaria de Córdoba y los nuevos lenguajes de la creación. Así lo manifiesta Gerardo Mosquera, comisario de una exposición que tiene como principal ideóloga a la gerente de la Fundación Córdoba Ciudad Cultural, Carlota Álvarez Basso, y cuya organización ha corrido a cargo de la Diputación a través de la Fundación Provincial de Artes Plásticas Rafael Botí.

Algunas obras han sido realizadas específicamente para la ocasión, inspiradas por cada patio; otras corresponden a proyectos ya existentes adaptados a estos espacios. El recorrido por los patios integrados en la muestra ofrece al visitante estímulos de diversa naturaleza. La libanesa Mounira Al Solh reproduce en la calle Martín de Roa, 2 sonidos de la oración del viernes grabados en mezquitas cercanas a su estudio de Beirut; la chilena Magdalena Atria enriquece el patio de San Basilio, 50 con una intervención de pintura y plastilinas; la mexicana Mariana Castillo reflexiona sobre La inconstancia del alma salvaje en el Museo Arqueológico con una serie de plantas naturales minuciosamente podadas; la china Kan Xuan muestra su desnudez en el vídeo Una muchacha feliz, que se proyecta en la calle Maese Luis, 22; la cubana Glenda León exhibe flores creadas con adornos de ropa femenina en la calle Isabel II, 1; la española Cristina de Lucas imagina una nueva Alicia atrapada en la Casa de las Campanas; la costarricense Priscilla Monge muestra la presencia de la crueldad en lo cotidiano en la calle La Palma, 3 y el búlgaro Nedko Solakov convierte al actor Fernando Tejero en visitante de la calle Parras, 5. Hay también caracoles dorados, barricadas militares, tortugas poetizadas y hormigas que devoran una ciudad de azúcar.

El patio de mi casa es un ejemplo, según el presidente de la Diputación, Francisco Pulido, de la "unidad de acción" que hay entre las cuatro instituciones que componen la Fundación Córdoba Ciudad Cultural. "Estamos cumpliendo este objetivo, convirtiendo a Córdoba en un territorio permanente de la cultura", añadió Pulido, que destacó la manera en que esta iniciativa subraya la idea de que "el futuro tiene raíces", eslogan del proyecto Córdoba 2016.

Unos argumentos que también fueron defendidos por el alcalde, Andrés Ocaña; el delegado en Córdoba de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Joaquín Dobladez, y el vicerrector de Coordinación y Comunicación de la Universidad, Manuel Torralbo, asistentes a la presentación de la exposición junto a Mosquera, Álvarez Basso, algunos de los artistas participantes y otras autoridades.

Ocaña advirtió de que "a partir de ahora comienza el camino más importante" en el largo proceso hacia la Capitalidad Cultural, y considera acertada la puesta en marcha de iniciativas que permitan a los cordobeses y los visitantes disfrutar de los patios en épocas del año alejadas de la primavera.

La exposición, que contará con un catálogo y un vídeo documental realizado por el artista cordobés Tete Álvarez, permanecerá abierta hasta el 29 de noviembre con el siguiente horario de visitas: miércoles a viernes, de 16:00 a 20:00; sábados, de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00; y domingos, de 11:00 a 14:00.

Idiomas