Los 27 patios que abrieron el fin de semana recibieron muchos turistas y pocos visitantes locales, con unos cuidadores tan cansados como contentos andaban los hosteleros.

FUENTE: 06/06/2011 JUAN M. NIZA. DIARIO CÓRDOBA.

"No vuelvo a abrir en junio ni muerta". La frase de Milagros a pocos minutos del cierre de su patio, Parras, 8, podría ser exagerada, pero define perfectamente el estado de cansancio de los cuidadores de patios, que este año, de forma "excepcional" (recalca un cuidador con cierto retintín para no dejar dudas), están abriendo los fines de semana hasta mediados de junio.

Y es que, desde la tarde del viernes a las 14 horas de ayer, y cumpliendo con las bases del certamen, abrieron sus puertas los 27 patios que recibieron algún tipo de premio en el pasado concurso, recintos que fueron distribuidos en tres rutas para que abran por turnos en el tercer fin de semana de mayo (los 9 premiados de San Agustín), el cuarto de mayo, (los 11 de San Lorenzo y Santiago), el pasado primer fin de semana de junio (abrieron los 27 de las tres rutas) y el próximo viernes (los 7 del Alcázar Viejo y la Judería).

Por supuesto, el Ayuntamiento no ha diseñado estas rutas ni los turnos al azar, ya que se ha buscado que el ciclo lo cierre la zona más turística y que coincidieran el pasado fin de semana las tres rutas abiertas para pontenciar la animación justo con la visita del jurado de la Capital Cultural Europea 2016.

´STRESS FLORAL´ La buena planificación, eso sí, no ha quitado para que los cuidadores se confiesen casi tan agotados como la floración de sus macetas, que han aguantado como han podido los últimos días de calor. Así las cosas, es normal que los cuidadores recuerden lo poco que les compensan los premios, más aún si se tiene en cuenta que este año no han aumentado la cuantía de los galardones, aunque sí la ayuda por inscripción, una subvención que la cobran por igual tanto los patios premiados (y por lo tanto, obligados a abrir tras el concurso) como los que no.

Curiosamente y para que no quede duda del cordobesismo de los cuidadores, lo que menos les pesa a los responsables de los patios es justamente haber contribuido a las aspiraciones de Córdoba al 2016. "Eso nos tiene muy indignados. Nos dijeron que iban a pasar por el patio y nos quedamos esperando", decía ayer Chari, del premiado patio de Parras, 6, que estaba ilusionadísima con mostrar su casa a un jurado que al final no pasó por San Agustín.

Eso sí, los que estaban contentísimos ayer con los patios abiertos eran los visitantes foráneos y los hosteleros, porque si la mayoría de los cordobeses desconocen que muchos recintos tradicionales siguen abiertos hasta el próximo domingo, los turistas están más que informados: "¡Que si lo saben! Para mí que es lo primero que les dicen en el hotel cuando llegan, pero los cordobeses creo que no se han enterado", afirmaba Chari.

Y no solo los hoteles y sus clientes han disfrutado de los patios. También bares, mesones y restaurantes. "Esto ha estado muy bien, casi de fiesta. No voy a decir que como en mayo, durante el concurso de patios, pero casi", explica como ejemplo Antonio Sánchez Salamanca, propietario del Rincón de las Beatillas, un local que sirve perfectamente de referencia del impacto de la iniciativa de abrir los patios hasta junio.

En todo caso, los que quieran despedirse de los patios cordobeses, como ya se ha dicho, aún tienen una última oportunidad el próximo fin de semana, con los siete recintos premiados del Alcázar Viejo. Será la despedida hasta el próximo mes de mayo, donde, con un poco de suerte, los patios serán ya Patrimonio Inmaterial de la Humanidad si lo decide la Unesco en Bali. Crucemos los dedos.

Idiomas