Justicia propone a quince jóvenes para que comiencen a ayudar en los patios

J. PRIETO. ABC Córdoba

CÓRDOBA. Cinco patios se encuentran ya a la espera de la llegada de los menores infractores que tendrán como pena prestar un servicio a la comunidad, en este caso, ayudar a los propietarios de las casas en su mantenimiento, después del convenio que ayer firmó la empresa Viviendas Municipales de Córdoba (Vimcorsa) con la Consejería de Justicia, como ya adelantó que ocurriría ABC la semana pasada.

 

Con el objeto de resarcir a la sociedad de un mal causado así como de aprender a convivir y tomar conciencia del daño hecho, jóvenes de entre 14 y 18 años comenzarán en breve a ayudar en el mantenimiento de los patios de Mucho Trigo 21; San Basilio, 22; Pastora, 2; Parras, 6; y Juan Tocino, 3 por un tiempo que dependerá de la pena impuesta por el juez pero que en ningún caso superará las 50 horas, según la ley.

El número de menores que podría comenzar a participar en esta experiencia piloto es de quince, pues son éstos los que actualmente esperan a conocer la pena impuesta por el juez, que será quien tenga la última palabra sobre la actividad a realizar, previa recomendación de la Administración, que además de con Vimcorsa tiene convenios de este tipo con 26 ayuntamientos de la provincia, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) o asociaciones de empresarios.

Educar, no producir

Según explicó la delegada de Justicia, Mercedes Mayo, antes de que uno de estos menores cumpla su pena en un patio, será necesario una entrevista que permitirá saber sus circunstancias personales y hacerle razonar sobre lo positivo del trabajo que desarrollará.

Éste deberá «tener relación con el bien jurídico lesionado», comentó la delegada, por lo que se propondrán para ayudar en los patios a aquellos menores que hayan sido condenados por pintar fachadas, cortar árboles o cualquier otra acción incívica que pueda encontrar su castigo en las tareas propias de los patios.

Además, Mayo aclaró que en ningún caso se superarán las 4 horas de trabajo al día en los que tengan entre 14 y 16 años; y 8 para los de entre 16 y 18 . En ambos casos, los propietarios deberán adaptarse a horarios que sean compatibles con el trabajo o los estudios de los jóvenes que les ayuden, algo en lo que Mayo insistió junto al hecho de que la actividad no se concibe como «productiva» sino como una tarea «educativa» para que valoren bienes similares a los que han causado daño.

Tras la firma del convenio, en el que Vimcorsa se compromete a destinar 3.580 euros para costes materiales, aún queda pendiente una reunión de Justicia, la empresa municipal y los propietarios de los patios para informarles del seguimiento de los menores, de lo que se encargarán varios técnicos de Justicia y de Vimcorsa. Los menores de 16 años contarán con un seguro y los mayores estarán dados de alta en la Seguridad Social pero sin remunerar.

La mayoría de los cinco propietarios que se han ofrecido para la experiencia son personas mayores que no pueden desempeñar algunas de las tareras para mantener su patio. Podrán acogerse a este programa durante un año, vigencia que inicialmente tiene el convenio, prorrogable en periodos de igual duración.

Idiomas