La zona del Casco Patrimonio de la Humanidad registra la afluencia de varios millares de turistasl precios populares Una entrada individual para acceder a los 24 patios abiertos cuesta seis euros, aunque hay tarifas especiales para grupos de 10, 20 y 30 personas.

FUENTE: RAFAEL C. MENDOZA. EL DÍA DE CÓRDOBA.

La ciudad está adormecida en el capítulo cofrade. Los entornos de San Lorenzo y San Andrés, por citar sólo algunos de los barrios desde los que arrancan más procesiones, han perdido el bullicio de días atrás y los bares y cafeterías de estas zonas, que han permanecido abiertos hasta altas horas de la madrugada para aprovechar el tirón de la Semana Santa, descansan de las duras jornadas de trabajo. Sin embargo, estas masivas concentraciones de personas se registran ahora en otros puntos de la capital. El eje entre la Mezquita-Catedral y el barrio de San Basilio, ahora con el atractivo añadido de la apertura anticipada de los patios, se ha convertido en el destino de varios millares de turistas.

A sólo un día de que concluya la semana de Pasión hay centenares de extranjeros dando vueltas por el barrio de la Catedral y haciendo cola en el Patio de los Naranjos para entrar al primer templo de la Diócesis. Sin embargo, lo más novedoso es que en estas fechas San Basilio bulla prácticamente como lo hace cada año durante los primeros 15 días de mayo. En total, 24 patios -tanto del también llamado barrio del Alcázar Viejo como de otros puntos de la ciudad como San Pedro, Santa Marina o San Agustín- han abierto sus puertas con cierto anticipo para que los turistas saquen el mayor provecho a su visita a la ciudad y no se vayan sin contemplar los patios, uno de los escenarios más genuinos de Córdoba y que sirven, junto a las Cruces, para abrir el amplio calendario del programa del Mayo Festivo que se desarrolla entre finales de abril y, prácticamente, la primera semana de junio.

A la casa del número 14 de la calle San Basilio no paran de entrar personas, y eso que, como critica alguno de los asistentes, "no hay indicaciones que informen de la apertura de los patios". Lola Jurado, inquilina y cuidadora del patio de esta vivienda, asegura que es el "boca a boca" el que hace posible la masiva afluencia de personas.

Quienes han participado en esta iniciativa, como explica uno de los cuidadores del patio de la calle Martín de Roa 9, Juan Rodríguez, "lo tenemos todos preparado como en pleno mes de mayo".

Idiomas