Un elemento que es crisol de una diversidad cultural y un foco de creatividad permanente. Los propietarios valoran lapropuesta y reclaman ayudas. Una delegación cordobesa al más alto nivel acudirá a la reunión de Palma de Mallorca • Blanco destaca la repercusión que tendrá en un turismo "muy selecto"Las colas de visitantes es la principal preocupación tanto de propietarios como de vecinos.

FUENTE: J. CABRERA. EL DÍA DE CÓRDOBA.

La terminología de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad tiene una definición por parte de la convención para la salvaguarda del mismo. El significado no es otro que el "crisol de la diversidad cultural" que hay que conservar para que sea "una garantía de creatividad permanente".

Dicha convención explica que el patrimonio inmaterial se manifiesta, en particular, en tradiciones y expresiones orales, artes del espectáculo, usos sociales, rituales o actos festivos. También se encuentra en las técnicas artesanales tradicionales y en los conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo.

Hace seis años se perfiló aún más esta declaración y se decidido que por patrimonio inmaterial se entendieran "los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas que las comunidades, los grupos y, en algunos casos, los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural".

Por tanto, todo aquello que hay que conservar debe reunir unas características muy concretas, como transmitirse de generación en generación, ser recreado por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia. Otros requisitos exigidos son que estos hechos generen un sentimiento de identidad y de continuidad, así como promueven el respeto a la diversidad cultural y la creatividad humana, así como que cumple los imperativos de respeto mutuo entre comunidades, grupos e individuos. Por último se señala que el patrimonio cultural inmaterial "es tradicional sin dejar de estar vivo".

La Junta de Andalucía defenderá la candidatura de los Patios para su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en la reunión que a mediados de este mes celebrará el Consejo del Patrimonio Histórico de España, un órgano conformado por el Ministerio de Cultura y todas las autonomías. De este encuentro saldrá la candidatura que el Ministerio de Cultura tendrá que sustentar posteriormente ante la Unesco.

El delegado de la Consejería de Cultura, Joaquín Dobladez, señaló que los Patios serán "la gran apuesta", ya que "no habrá otra candidatura" que presente la Junta en la reunión de Palma. Por este motivo, la opción de los Patios contará con el mayor respaldo posible y no se descarta la presencia en el archipiélago balear de una delegación cordobesa formada por el alcalde, Andrés Ocaña, el propio Dobladez y el teniente de alcalde de Cultura, Rafael Blanco. De este modo se arroparía la candidatura y se plasmaría el respaldo que la ciudad ofrece a uno de sus elementos más significativos y que es el reclamo más exclusivo que tiene para el turismo dentro de la programación del Mayo Festivo, como se recoge en el informe que presentará la Junta en dicha reunión y que ayer adelantó este periódico.

El propio Blanco señaló que una vez que Córdoba tiene la declaración máxima, que es la de Patrimonio de la Humanidad para el Casco Histórico, "ahora la completaríamos con lo inmaterial, con parte de nuestras tradiciones y de nuestra forma de vida". En opinión del concejal socialista, este binomio que combina los espacios físicos con los valores con raíces se convierte "en un eje fundamental que daría proyección internacional".

El peso de los Patios en Córdoba es muy importante. No es algo incorporado recientemente al patrimonio arquitectónico de la ciudad, como explicó Dobladez, sino que "disfrutamos de él desde época romana y en tiempos más recientes ha sido un elemento de cohesión y solidaridad entre los vecinos".

Blanco, por su parte, destaca la repercusión que para toda la ciudad tendrá la declaración como Patrimonio Inmaterial de los Patios. "Está claro que la marca Patrimonio de la Humanidad tiene un impacto mundial muy importante que repercute en un turismo muy selecto que es el que le interesa a esta ciudad", comentó.

Sobre este aspecto incidió el concejal del PP Rafael Jaén, quien señaló que en España sólo hay hasta ahora dos declaraciones de Patrimonio Inmaterial: la Patum de Berga (Gerona) y el Misterio de Elche, por lo que, en caso de obtener el reconocimiento, los Patios serían el primer elemento andaluz incorporado a este catálogo. "Que le pregunten a los de Elche por el antes y el después de la declaración", explicó este edil. Además, si finalmente la Unesco concede este reconocimiento a la candidatura cordobesa "será un aval muy importante que se sumará a las aspiraciones para conseguir la Capitalidad Cultural de 2016", según Jaén.

En la reunión que se celebrará a mediados de mes en Palma de Mallorca, además de otros asuntos a tratar por el Consejo del Patrimonio Histórico de España, cada candidatura dispondrá de diez minutos para la exposición de motivos. Esta defensa correrá a cargo, con toda probabilidad, de uno de los técnicos que se han encargado de elaborar el expediente. Además de una breve intervención a cargo de la autoridad local que acuda, también se proyectará un audiovisual y se repartirá entre los asistentes un dossier con un resumen de los méritos de la candidatura.

Aparte del material que se repartirá a los miembros de la comisión, la Consejería de Cultura ha aportado todo el material elaborado por el Ayuntamiento, como las monografías que analizan aspectos como la sociología, la vida en los patios y una obra de difusión entre los niños sobre el objeto de la candidatura. Esto se complementa con un vídeo de larga duración y un álbum fotográfico.

Tanto los vecinos como los propietarios de los patios han recogido con satisfacción los argumentos utilizados por la Junta para defender la candidatura de los Patios en la reunión que a mediados de mes celebrará en Palma de Mallorca el Consejo del Patrimonio Histórico de España. El secretario de la asociación Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, reconoce que los pilares sobre los que se sustenta esta documento están bien, aunque "se quedan antiguos en lo de las casas de vecinos, porque ahora casi no hay y lo de los servicios comunes ha pasado a la historia".

Pese a esta cuestión, Barón es consciente de que la posible declaración de los patios como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad va a duplicar el número de visitantes, una afluencia humana que ni los recintos ni sus responsables están preparados para soportar. Desde Claveles y Gitanillas están organizando un congreso sobre turismo sostenible para que sus conclusiones sirvan para arbitrar medidas antes de poner cupos de visitantes, como pasa en la Alhambra.

"Sabemos que nos va a traer más trabajo, por lo que esto no puede quedar en una declaración sin ayudas, porque las visitas se duplicarán", explicaba ayer Barón. Este fenómeno, que se incrementará de forma considerable el día que llegue el reconocimiento de la Unesco, ya ha comenzado a estar presente este año con colas de hasta una hora para entrar unos minutos a un patio, y la presencia de unos voluntarios para ordenar las visitas sin ocasionar destrozos en los Patios.

En el mismo sentido se manifiesta el presidente de la Federación de Asociaciones Vecinales Al-Zahara, José Rojas, quien señaló que esta masificación es algo que no sólo afecta al propietario del patio sino también a los vecinos del entorno. En la reunión que el colectivo que preside mantuvo el pasado miércoles con el alcalde, Andrés Ocaña, le trasladaron esta situación y se acordó buscar una solución para el año próximo.

Barón conoce el expediente preparado para la defensa de la candidatura de los Patios y señaló que está "muy bien preparado". Reconoce que el respaldo que las instituciones están dando ahora se debe mantener en el futuro, porque "hay que ayudar a la gente que luego lo va a sufrir".

En su opinión hay que buscar soluciones para que el visitante "disfrute" durante su estancia en el patio y que la apertura al público de las puertas de una vivienda privada no suponga un "tormento" para sus propietarios.

Idiomas