Un estudio de Vimcorsa sobre media docena de inmuebles desvela que la presencia de termitas en este tipo de viviendas es otro de los problemas de habitabilidad.

FUENTE: LOURDES CHAPARRO. EL DÍA DE CÓRDOBA.

Vivir en una casa-patio es todo un lujo pero requiere de un elevado esfuerzo de mantenimiento para que luzca de la mejor manera posible y para que sus residentes tengan las necesidades cubiertas. Este tipo de inmuebles sufre unas graves carencias, que aparecen recogidas en el estudio que ayer presentó la presidenta de Vimcorsa, Inmaculada Durán (PSOE), y que revela que la humedad y la presencia de termitas son los principales problemas de estas históricas casas.

El informe -fruto de un convenio suscrito con la Universidad Politécnica de Madrid hace tres años- ofrece un análisis de carácter técnico y científico de media docena de casas-patio. El estudio se ha centrado en las casas de San Juan de Palomares, 11; Trueque, 4; Marroquíes, 6; La Palma, 4 y Martín de Roa 7 y 9. Todas estas viviendas arrastran los mismos problemas. Uno de ellos, según explicó el gerente de Vimcorsa, Rafael Obrero, es el de su habitabilidad, ya que presentan "deficiencias en la ventilación y las habitaciones son pequeñas". La razón no es otra que la incorporación a estas casas de cocinas y baños según avanzaba el siglo XX. Para ello, se aumentaba la superficie edificada en vertical, ocupado las galerías o los miradores, o bien se expandían por el patio. A esta razón, se suma el hecho de la falta de mantenimiento de las casas, que según recoge el estudio, se debe a "las rentas humildes" que tienen las personas que residen en ellas. "Los patios son un espacio único, pero necesitan un esfuerzo considerable para mantenerlos todos los años", reconoció Obrero.

Otro de los problemas comunes de estas viviendas, continuó, es "la humedad por capilaridad". Para ello, en el informe "se plantean soluciones constructivas sin desvirtuar la esencia de las casas y manteniendo los muros de carga", detalló.

El estudio deja constancia de la ausencia de "patologías graves" en todas las casas-patio, si bien, Obrero indicó que otro de los problemas es el tipo de construcción. Como ejemplo, indicó el hecho de las cubiertas de estos inmuebles están hechas con "soportes rollizos de madera", lo que provoca su "putrefacción" y la presencia de termitas.

Obrero incidió en la importancia social de los patios y como prueba aseguró que "nos ha costado mucho trabajo sacar a los habitantes de las casas de Martín de Roa". Las obras de rehabilitación de este inmueble cuentan con un presupuesto de 400.000 euros y obligaron al desalojo temporal de 23 personas mientras se llevan a cabo las actuaciones, que estarán terminadas el próximo verano.

Los resultados de este estudio se incluirán en un libro blanco, que se añadirá al expediente que se presentará en Bali (Indonesia), donde se espera que los patios sean declarados Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El informe incluye 25 fichas sobre patios, que se suman a las 36 que ya existen y que también forman parte del expediente que se presentará para alcanzar este reconocimiento.

Idiomas