Los dueños se esmeraban ayer en reponer macetas y arreglar las dañadas.

FUENTE: J. P. ABC CÓRDOBA Día 04/05/2011

Parece ya un clásico de la víspera del concurso de Patios: la lluvia de los últimos días ha afectado gravemente a las plantas que esperaban colgadas en los muros y rejas a que hoy comenzase el concurso popular en el que compiten 43 recintos (16 de Arquitectura Antigua y 27 de Arquitectura Moderna o Renovada). Así lo confirmaron ayer varios de los propietarios de los patios en los que, más que el agua, ha ocasionado destrozos la fuerza con la que llovió el pasado lunes.

Según explicaron ayer fuentes de la asociación Claveles y Gitanillas, este año las plantas habían florecido con el calor que ya hizo en marzo y a principios de abril, lo que había hecho que los patios estuvieran hace unos días listos para abrir. Sin embargo, la lluvia que comenzó en Semana Santa y, sobre todo, la de los días pasados, ha hecho que gran parte de la flor se haya perdido.

El ánimo de quienes están todo un año cuidando plantas era ayer más bajo cuando explicaban, en todos los casos consultados, que los patios estaban esplendorosos y lo que verá el público y el jurado, aunque igualmente bello, no será lo que podrían haber contemplado. Y es que, aunque muchos comprarán a última hora nuevas plantas para sustituir, el efecto en el patio no es el mismo. Rosario Cantillo, propietaria del segundo premio de 2010, en la calle Parras, indicó que «tenía las barandas con flores que parecían mantones de manila» con tallos largos mientras que las nuevas tienen los tallos más cortos.

Según explicaron otros propietarios, como Carmen Galisteo, de la calle Guzmanas, poco puede hacerse cuando llueve con la intensidad que lo hizo el lunes, ya que apenas hay tiempo para reaccionar y tampoco es posible quitar todas las macetas que cubren las paredes para que no se estropeen. Así, hay quien en estos casos opta por cubrirlas con un plástico como única medida para que el daño sea menor en las plantas.

Esta situación ha hecho que el trabajo esté siendo en muchos casos doble, pues ayer no bastó con limpiar como a diario y con terminar de adornar el patio, sino que hubo que retirar plantas. Especialmente en los casos que, como el de Isabel II, 1, vieron el lunes su patio inundado. Allí habrá una tercera parte de la flor que exhibía el recinto antes de Semana Santa, lo que tiene «desilusionados» a sus propietarios, que esperan que el jurado y los visitantes tengan en cuenta que la lluvia ha hecho mucho daño esta vez y que, como indican también otros propietarios, habrá que esperar a que haga buen tiempo y que florezcan los capullos que aún estaban cerrados.

No obstante, desde la asociación Claveles y Gitanillas se indicó que los patios serán una vez más de calidad, «no todo consiste en tener muchas flores« por lo que «no debe haber una psicosis por tener mucha flor» si no es posible por la lluvia sino que la belleza del patio radica en el conjunto, en la colocación de las plantas y otros elementos. En esto coincidió el concejal de Ferias y Festejos, Marcelino Ferrero, que recordó que el trabajo de los propietarios no se queda en nada por la lluvia, que sólo ha acabado con parte de la flor y que el jurado sabe que es ajena a los dueños.

Idiomas