FUENTE: J. P. ABC CÓRDOBA.

Las intensas y constantes lluvias caídas en la ciudad durante los meses de enero y febrero han obligado a los propietarios de los patios que abrirán para competir en el concurso popular desde el 5 de mayo a reponer un importante número de las macetas que adornan estos recintos, con el consiguiente aumento del desembolso económico anual y del esfuerzo para que las casas tengan el mejor aspecto posible. Asimismo, la humedad ha frenado el crecimiento de otras que han aguantado el temporal, más llevadero en los patios modernos con toldos.

Así lo explicaron los responsables del cuidado de varios de los patios que se presentan a concurso, quienes se han visto obligados a dedicar más horas de trabajo que en años anteriores, en los que, si ha llovido con carácter previo a la fiesta, no lo ha hecho con la asiduidad que en los primeros meses de este año, que es además la época en la que las plantas absorben menos agua, lo que ha hecho que muchas de ellas se encharquen y se pudran las raíces o que, simplemente, no crezcan los esquejes plantados de la misma forma que suele ocurrir.

Aunque puede decirse que ha sido algo generalizado, lo cierto es que algunas especies han sufrido más que otras. El geranio es una de las más afectadas debido a que tiene el tallo más débil mientras que los pétalos del geranio chino se pudren con sólo una gota. Asimismo, se han resentido las plantas de temporada como begonias o cóleos. También la flor por excelencia de los patios cordobeses, la gitanilla, se ha visto perjudicada en gran medida, según corroboraron a este diario varios propietarios.

La consecuencia de todo lo anterior será que muchas de las plantas tendrán un tamaño menor que en otras ocasiones, pues al ser nuevas no se han podido desarrollar como muchas de las que se han estropeado por la lluvia. «El volumen será menor, en general», según indicó el secretario de Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, que matizó que también es posible que determinadas variedades proliferen menos esta vez al haber sido afectadas y no querer mostrarlas sus dueños sin flor.

Menos colorido.

Al no esperarse lluvia en los próximos días, los cuidadores de patios confían en que su aspecto sea al menos más colorido que en otras ediciones, en las que la lluvia previa al concurso, con todas las flores abiertas como lo están algunas variedades ya, ha acabado con los pétalos, con lo que la espectacularidad ha sido menor. Por último, también el componente arquitectónico de los patios se ha visto afectado, pues han aparecido humedades en las paredes o verdina en el suelo, algo que ha hecho mella más en los patios que no están cubiertos por toldos, que reservan de la lluvia a algunas macetas, a cuyos tiestos también ha descolorado el agua, todo lo cual está ya solventado a la espera de los visitantes.

Idiomas