FUENTE: TOÑI CARAVACA. EL MUNDO.

El inicio del mayo festivo cordobés está resultando atípico por culpa de las inclemencias meteorológicas. Las cruces han quedado deslucidas a causa de la lluvia hasta el punto de que los colectivos que las han montado han declinado permanecer abiertos un día más después de que el Ayuntamiento aprobara un decreto por el que se les permitía mantener la instalación hasta este martes.

Terminado el concurso de cruces comienza este miércoles el de patios, aunque los recintos no están aún listos para pasar revista también por culpa de las tormentas en un año clave en el que la Unesco decidirá si merecen ser declarados Patrimonio Intangible de la Humanidad a finales de año en Bali y en el que también se sabrá si Córdoba será Capital Cultural de Europa en 2016.

Algunos de los patios que serán más transitados estos días por los visitantes han sufrido importantes daños por la tromba de agua que la tarde del lunes cayó en la capital andaluza hasta el punto de destrozar muchas de las flores que colgaban en sus macetas.

Las paredes, blancas impolutas ya en estas fechas para recibir al mayo festivo, también se han visto afectadas y algunas lucen grandes manchas por las salpicaduras. También las flores muestran los efectos del exceso de agua. Con este panorama la desesperación en los propietarios de los patios se hace visible sobre todo, cuando conocen que con la programación ya cerrada es casi imposible mover de fecha el festival de patios.

Las bases del concurso municipal les obligan a abrir el día 4 de mayo a las 11.00 horas. Y así lo harán aunque para ello tengan que dedicar toda la noche a recuperar su aspecto.

Este año se ha introducido como novedad el que los patios ganadores del certamen pudieran abrir sus puertas también durante los fines de semana del mes de junio para que el jurado internacional que visitará Córdoba el día 3 para valorar si la ciudad reúne las condiciones adecuadas para ser designada Capital Cultural de Europa pudiera conocer una fiesta única en el mundo.

El vicepresidente de la Asociación Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, asegura que el desastre ha sido importante, pues la tormenta caída en la tarde del lunes fue demasiado fuerte hasta el punto de que rompió plantas y estropeó macetas.

No obstante, Barón puntualiza que los propietarios de los patios que abren en mayo están realizando un sobreesfuerzo para tenerlos listos para recibir el público a partir de este jueves. "Estamos luchando para que se arregle pronto esto. La lluvia ha dejado las flores sin pétalos y ha llenado los paredes de salpicones y los bajos de verdina. Los propietarios estamos recogiendo, pintando y tendremos que comprar más plantas en el vivero para reponer aquellas que han muerto", afirma Rafael Barón, propietario del patio ubicado en la calle Pastora, 2. "Yo tenía macetas que se venían abajo de bonitas y hoy están simplemente verdes", apunta.

Por otro lado, la familia que reside en el de la calle Juan Palomares número 8 ha estado hasta la 1 de la madrugada achicando agua. Igual le ha ocurrido a Julia después de que su patio, ubicado en la calle Isabel II número 1, se inundara por la tormenta. "El patio está ahora mismo que da penita verlo", matiza la mujer. Su familia y ella estuvieron hasta las 11.30 trabajando para sacar toda el agua del recinto, incluso hizo falta avisar a unos operarios porque se les atrancó el caño.

Como consecuencia de las inclemencias meteorológicas Julia ha tenido que realizar un desembolso extra de unos 400 euros para, entre otras cosas, reponer las macetas. Lleva trabajando desde las 7 de la mañana con el único objetivo de que los visitantes no aprecien el desastre producido por la lluvia. Rafael Barón explica que los propietarios ven los patios peor hoy porque saben cómo estaban antes de que cayera la tromba de agua. Este año entran en concurso 43 patios, 16 de ellos en la modalidad de arquitectura antigua y 27 de moderna

Idiomas