En la cuarta edición del programa se han superado las 15.000 visitas que se alcanzaron el año pasado por lo que se ha atraído a un mayor número de turistas

FUENTE: A. CALERO. EL DÍA DE CÓRDOBA.

 El programa de Navidad en los Patios ha vuelto a conseguir un nuevo récord de visitantes en esta cuarta edición. La iniciativa se ha consolidado ya como una de las más atractivas en estas fiestas al superar las 15.000 visitas que se alcanzaron el año pasado. Así al menos lo aseguró ayer a El Día el secretario de la Asociación de Claveles y Gitanillas, Rafael Barón, quien se mostró encantado por la aceptación que ha tenido el programa este año.

Los patios abrieron sus puertas el pasado 16 de diciembre y las cerraros ayer. La mayoría de las personas que se han acercado hasta los nueve recintos que han permanecido abiertos han sido de la provincia y del resto de España. Los cordobeses también han acudido con sus familiares, según explicó Barón, y los extranjeros también han podido disfrutar de los patios, sobre todo los procedentes de "Estados Unidos, Francia o Italia". Las casas que han estado engalanadas han sido las situadas en Maese Luis, 22; Mucho Trigo, 21; Carbonell y Morand, 20; Pozanco, 6; Pastora, 2; Juan Tocino, 3; Isabel II, 1; La Palma, 3y el de Siete Revueltas, 1. Todos ellos han contado con actuaciones de los coros Hermandad de la Merced y el Grupo Jácara, que interpretaron villancicos y canciones navideñas. Precisamente los días en los que ha habido actuaciones musicales ha sido cuando más visitantes han recibido los patios, según Barón. Los fines de semana también han sido prolijos en cuanto al número de personas que se han acercado a disfrutar de los patios.

Aparte de la decoración floral -que ha estado basada principalmente en flores de pascua, begonias o azaleas-, a los turistas también les ha llamado la atención la ambientación navideña de las casas. Así, muchos han instalado el tradicional Belén, un misterio o una iluminación acorde con la época. Los bodegones y las guirnaldas también han formado parte de la ornamentación de los recintos. Para atraer a un mayor número de personas, los organizadores han puesto en marcha en esta ocasión el "pasaporte de los patios", que se iba sellando tras el paso por cada casa. Después de completarlo, el visitante recibía una zambomba como recuerdo.

Además de particulares, durante estos días también han pasado grupos de escolares durante la mañana que han conocido cómo se vivía la Navidad en torno a los patios hace unas décadas. Esta iniciativa se ha consolidado ya e, incluso, cuenta con más participación que durante el mes de mayo. La declaración de estos recintos como Bien Intangible de la Humanidad es uno de los retos en los que trabajan tanto los propietarios como las instituciones competentes, en esta caso el Ayuntamiento, aunque aún no se ha avanzado demasiado.

Idiomas