FUENTE: EDITORIAL DIARIO CÓRDOBA.

La Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura), órgano internacional que tiene la última palabra a la hora de designar bienes materiales o inmateriales como patrimonio de la humanidad, ha aplazado la elección de los patios de Córdoba para alcanzar la categoría de bien intangible universal. En su lugar, el flamenco, avalado además de por la Junta de Andalucía, por las comunidades de Murcia y Extremadura, gana terreno en esta carrera por recibir el espaldarazo oficial de la Unesco que, obviamente, repercutiría en su conservación y en las ayudas institucionales para su mantenimiento. La explicación oficial para esta exclusión, por ahora, de Córdoba del privilegiado listado de la Unesco es que este año, por primera vez, y debido al exceso de peticiones provenientes de los países asiáticos, este organismo internacional ha fijado un cupo que, a la postre, ha repercutido negativamente en los patios cordobeses. De todas maneras, por ahora se abre un rayo de esperanza para la consecución de este empeño ya que ayer la Comisión de Patrimonio Histórico Nacional aseguró que la primera propuesta que haga el Ministerio de Cultura a la Unesco en relación a las candidaturas de patrimonio inmaterial será la de los patios de Córdoba. A pesar de estas buenas perspectivas, la ciudad de Córdoba debe permanecer vigilante y antenta para que estas demoras, aunque tengan justificación, no vuelvan a producirse y se cumpla el empeño de ver a los patios como patrimonio inmaterial de la humanidad.

Idiomas