Los recintos más alabados

El patios de Trueque, 4 es uno de los que más antiguos y que más galardones atesora en su historia

Lucía Zarza | EL DÍA DE CÓRDOBA.

Los 43 patios que se han presentado este año al concurso cierran hoy sus puertas después de 12 días intensos de visitas, en los que las bondades de estos enclaves se han puesto una vez más de relieve tanto para los turistas como para los cordobeses. Como en cualquier certamen, todos los años hay propietarios que reciben un premio. A lo largo de la historia del concurso, que tuvo su origen en 1933 con la participación de 13 recintos, ha habido patios que han resultado ganadores en más de una ocasión.

Los recintos más premiados en arquitectura antigua que actualmente continúan presentándose son el recinto de la calle Trueque, número 4 y Marroquíes, 6, los cuales se han alzado este año con el primer y segundo premio, respectivamente. Por otra parte, en arquitectura renovada, el patio de la calle Rey Heredia, 21 ha logrado todos los años, desde que se presentó por primera vez en 1997, alguno de los premios por parte del jurado.

Los valores de estos tres recintos son múltiples y variados y van desde su vasta vegetación hasta la propia organización del enclave, pasando por el esmero y cuidado que los vecinos imprimen en cada una de las cientos de macetas que adornan las paredes.

El recinto de la calle Trueque, 4, catalogado con la máxima distinción del jurado, ha ganado el primer premio en siete ocasiones, en concreto en los años 1974, 1978, 1982, 1987, 1992 y 2008. El segundo premio se lo llevó en 1979, 1980, 1981, 1984, 1985, 1990, mientras que el tercero lo recibió en 1961, 1964, 1977, 1983, 1986, 1988, 1989, 1993, 1996 y 2007. El artífice de esta suma de premios es Rafael Estévez, que cada año cuida con esmero las más de 400 macetas que tiene el recinto, en el que viven todavía cuatro vecinos. Este patio es singular por muchos detalles. En concreto por "su pozo, la escalera, el limonero y su arquitectura antigua, que lo hace especial y único", apuntó Estévez, quien dijo que esta casa lleva 60 años presentándose a concurso. Otro de los detalles que este cordobés destaca es "el rosal de pitiminí que tiene 50 años", único en los patios, al igual que el limonero". Estévez recuerda cada año a los turistas interesados en conocer el origen del concurso que fue "el alcalde de Córdoba Antonio Cruz Conde quien le dio realce, pero el certamen de patios comenzó a celebrarse porque se organizaban las cruces en estos espacios".

Dentro de la arquitectura antigua, uno de los recintos más galardonados y más vistosos para los turistas es el de la calle Marroquíes, 6. Este enclave "parece que está formado por muchos patios", puesto que sus grandes dimensiones hacen que "cada rincón sea un lugar único", señaló Diego Peinazo, vecino del patio. Este enclave ha ganado el primer premio seis veces, la última en 2007, mientras que este año ha quedado en segundo lugar.

Abrir la puerta de este recinto es como entrar en un vergel, donde las miles de macetas repartidas por sus paredes encaladas en blanco impresionan a los visitantes "por el esfuerzo que requiere", aseguró María Martín, una turista de Salamanca. Esta casa de vecinos es la más grande de las que se presentan a concurso. En total son 23 propietarios, entre residentes y talleres, los que cada año muestran su mejor estampa. Este patio es sin duda uno de los ejemplos más claros de lo que fue en su día una casa de vecinos, en las que se compartían las pilas, la cocina, el pozo e incluso los retretes.

El patio de la calle Rey Heredia, 21, de arquitectura renovada, ha ganado el primer premio en tres ocasiones, así como premios especiales por su iluminación, por el esfuerzo vecinal, por el reconocimiento público y por la acogida que los vecinos hacen al visitante. Cabe destacar que todos estos galardones los ha logrado en apenas una década que lleva presentándose al certamen municipal.

Además de estos patios, otros muchos merecen ser destacados, como el de la calle Martín Roa 6-9 o Juan de Palomares 11, que a lo largo de los años han cosechado numerosos premios, en concreto, ocho y 12, respectivamente. Sin embargo, actualmente, estos dos patios no se presentan a concurso, por lo queson de acceso privado. Un hecho éste que hace fijar la atención sobre si esta tradición tiene las ayudas suficientes y si en el futuro no perecerá cuando falten sus actuales cuidadores.

Idiomas