FUENTE: J.P. ABC CÓRDOBA

Vivir en una casa con patio es, a menudo, un privilegio caro. Máxime si el patio en cuestión es carne de concurso en mayo, para lo que las atenciones y el desembolso económico necesario crecen espectacularmente.

Mantener un patio puede llegar a costar entre 3.000 y 6.000 euros, según se desprende de un sondeo realizado por ABC entre los propietarios de cinco de distinta tipología y dimensiones en los barrios del Alcázar Viejo, Santiago y Santa Marina. Dichas cantidades resultan de la suma de los capítulos dedicados a pintura y jardinería, que son los más cuantiosos, aunque también de otros como el agua para regar y el gasto en electricidad, y no incluyen en la mayoría de los casos la mano de obra que aportan los inquilinos durante todo el año para conservarlo, trabajo que, de valorarse, elevaría los gastos a cotas inasumibles en la mayor parte de los casos.

Hasta 1.000 euros en flores

El blanqueo oscila entre 1.000 y 2.000 euros (que es lo que cuesta pintar las antiguas casas de Tinte 9 y San Basilio 50), incluyendo la cal o la pintura (que suele ser más cara que la primera aunque mantiene mejor los muros) así como los bártulos para el trabajo y la mano de obra, si bien hay propietarios que hacen este trabajo para que el gasto sea menor.

Tanto o más costoso resulta todo lo relativo a las labores de jardinería. Sólo en la adquisición de plantas para reponer las que se han perdido por múltiples causas ha costado este año 600 euros en la casa número 43 de la calle Agustín Moreno, que ha visto atacadas sus gitanillas por el «taladro», un insecto que ha acabado con muchas de ellas durante el verano. Sin embargo, dicha cantidad aumenta considerablemente en los patios con más macetas y en los que incorporan una gran diversidad de plantas y variedades menos comunes que las gitanillas y los geranios, cuyo precio es mayor que el de éstas. Así, en un año como el que acaba de pasar, con múltiples daños en las flores debido a las lluvias y a las habituales plagas, la media del gasto en reposición floral en varios de los patios que concursarán está en 1.000 euros. Además, a la compra de plantas hay que sumar la pintura para repasar los tiestos, el abono y los productos químicos para tratarlas a lo largo del año.

Puede servir aquí como referencia el coste que para la empresa Viviendas Municipales de Córdoba (Vimcorsa) ha tenido adornar el patio de Martín de Roa 9, que tiene cedido, aunque no es de su propiedad.

Según los datos de la empresa, comprar las plantas, la turba y pagar a varias personas para que colaboren con los vecinos en el transplante y colocación de macetas del que es uno de los recintos más poblados de flor ha costado más de 2.000 euros. Alimentar las plantas hace que el consumo de agua aumente sobremanera en las casas con patio respecto a las que sólo utilizan el líquido elemento para consumo humano. También esto se refleja en la factura, que se eleva a 150 euros cada dos meses, lo que hace que cada año se paguen unos 900 euros por esta causa, a lo que debe unirse un incremento en la factura de la luz, apuntan las personas consultadas.

No es rentable

Mención aparte merece la mano de obra que aportan los dueños para tareas de limpieza y cuidado de plantas. Los meses fríos y lluviosos del año obligan a dedicar al patio en torno a dos horas diarias que aumentan hasta superar las cinco en los meses más cálidos.

En su sede de San Basilio 50 (fuera de concurso), la asociación Amigos de los Patios destina 2.000 euros en concepto de «ayuda» a la persona que tiene a cargo del cuidado del recinto. Así lo define el presidente del colectivo, Miguel Ángel Roldán, que reconoce que sólo como ayuda puede calificarse dicha cantidad, que él mismo indica que es barata, puesto que «ese trabajo no está pagado» y fácilmente podría llegar «a 6.000 euros anuales», dice.

Por otro lado, si se compara el coste que un patio digno del concurso de mayo tiene para sus propietarios con el accésit que reciben por participar, el resultado suele ser para ellos deficitario, salvo en los casos en los que se logre un premio importante que compense el esfuerzo económico realizado. Y es que la subvención a los competidores significa, salvo excepciones de quienes apenas invierten en adecentar la casa, poco más de la mitad e incluso sólo un tercio del gasto en un patio, pues va de 1.976 a 2.184 euros según su tamaño.

Idiomas