Parte de la información que se enviará a la Unesco servirá para intervenir en el futuro en los inmuebles que más lo necesiten.

FUENTE: ISABEL LEÑA. DIARIO CÓRDOBA

Los patios de Córdoba se podrían convertir dentro de un tiempo en Patrimonio Intangible de la Humanidad si así lo considera la Unesco. El Ayuntamiento está ultimando el expediente que quiere tener listo para finales de este mes y que enviará a este organismo internacional con información de todo tipo relacionada con los elementos de la fiesta más singular de la ciudad. El trabajo lo está coordinando el área de Presidencia, al frente de la que está la concejala Rosa Candelario, que tiene el reto de dibujar la mejor estampa de una fiesta que ahora hay que vender como nunca.

El expediente se basará en 130 fichas con las características básicas de los patios que forman parte de la esencia de Córdoba. Esa información le servirá después al Ayuntamiento para tener una idea de la realidad de los inmuebles que guardan ese tesoro y para decidir futuras intervenciones en los que más ayuda precisen.

La empresa municipal Vimcorsa, que es la que se ha encargando de hacer el diagnóstico de las casas que albergan los patios, quiere aprovechar este trabajo para tener una información digitalizada de la planimetría, del estado de las edificaciones y de la situación de sus ocupantes, "que en algunos casos se encuentran en unas condiciones de habitabilidad muy deficientes y sobre los que urge tomar decisiones de intervención", según recoge la memoria que ha elaborado para el expediente.

Su trabajo ha consistido en completar el catálogo de edificaciones presentadas al concurso de patios que se realizó en 1999. En este sentido, Vimcorsa ha actualizado 36 fichas y ha elaborado 25 nuevas (cinco en la Medina, cuatro en el Alcázar Viejo y trece en la Axerquía). Estas últimas pertenecen a patios que, habiéndose presentado a concurso en los últimos diez años, están en inmuebles protegidos por el Plan de Especial Protección del Casco Histórico (PEPCH), no están recogidos en el catálogo de 1999 o, estándolo, necesitan retoques.

Una de las conclusiones del análisis llevado a cabo por Vimcorsa en el armazón de esos patios es que su arquitectura varía dependiendo de si están en la Medina o en los arrabales (Axerquía y Alcázar Viejo). En el primer caso abundan las casas–patio –inmuebles estructurados en torno a varios patios de geometría regular–, mientras que en el segundo proliferan las casas que albergan a varias familias que comparten servicios. Además, los patios ubicados en San Basilio –Alcázar Viejo– son los que menos transformaciones han sufrido con el tiempo en su configuración arquitectónica y funcional. Esto no ocurre, sin embargo, en la Axerquía, donde las casas-patio de carácter unifamiliar se han convertido en viviendas plurifamiliares con cocina y baño propios, para lo que han invadido parte de sus galerías –lo mismo que ha ocurrido, por ejemplo, con la Casa de Paso, que la Junta pretende arreglar–, y en la Medina, donde se han decantado más por el uso comercial u hostelero, logrando así modernizar las infraestructuras de los inmuebles.

En el análisis realizado, Vimcorsa ha detectado algunos problemas en las edificaciones. El principal es la carencia de ventilaciones naturales de las estancias principales, unas veces por la propia singularidad del edificio y otras por la ocupación que se ha hecho de sus galerías para lograr más espacio para las viviendas. Además, en muchos casos, también se han aprovechado los patios reduciéndose así las espacios soleados. Otra práctica frecuente, prohibida por el PEPCH, ha sido el uso de pavimentos que actúan de barrera impermeable. Además, el análisis deja patente que uno de los retos es la eliminación de barreras arquitectónicas sin afectar a elementos singulares.

Curiosidades.

La documentación que se presentará a la Unesco permitirá conocer, por ejemplo, que solo un patio ha participado en el concurso más de 40 años y que dos lo han hecho entre 31 y 40. Además, 14 han concurrido entre 21 y 30; y 42 entre 11 y 20. En el grupo de los que han participado una sola vez hay 120, mientras que un total de 150 patios han estado entre dos y diez años. La vida del concurso que nació en 1921 queda plasmada en el documento y marcada por los vaivenes de la historia de España, con momentos, como la Guerra Civil, en los que no hay tantas ganas de fiesta. Tampoco hubo concurso entre 1940 y 1943, en 1945 y 1946, ni 1953 y 1954. Su recorrido está lleno de altibajos, pero registra un progresivo ascenso desde la década de los noventa, en la que empiezan a participar más patios en los concursos. El ritmo vuelve a caer en el 2000 y sube de nuevo entre el 2004 y 2005, alcanzando su punto más álgido en el 2008. Lo que ocurre es que cada vez participan menos tradicionales y más nuevos.

El expediente tiene siete apartados que se adentran en la historia de los patios, en su impacto en la cultura cordobesa, en su relación con la sociedad, en su realidad física, en la atracción que provocan en los visitantes, en la amenaza de desaparición que se cierne sobre ellos, y en las medidas emprendidas para protegerlos. El capítulo final serán las conclusiones y un dossier fotográfico y audiovisual.

Para bucear en los orígenes de los patios, se ha ahondado en la herencia romana y árabe y se ha buscado documentación histórica que se remonta al siglo XVIII. En este apartado, el Ayuntamiento ha contratado a un investigador que se ha encargado del trabajo de hemeroteca. El apartado cultural ha relacionado los patios con la literatura, la pintura y la música. Por su parte, el social ha requerido una investigación del Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA), que se ha interesado por aspectos de la vida cotidiana. En este punto se introduce el lado folclórico de la fiesta.

En la definición de la realidad física de los patios es donde ha intervenido Vimcorsa con su catálogo. También es fundamental la participación del Archivo Municipal –con Ana Verdú al frente–, encargado, entre otras cuestiones, de elaborar un censo de patios. Por último, el Ingema se ha centrado en el papel de las plantas en estos espacios donde mejor representada está la primavera. Su informe se adentra en las plantas y árboles más frecuentes, en la forma de calmar su sed, y en las macetas y su diversidad cromática.

Distintas fuentes y aportaciones conforman el estudio sobre el efecto de la fiesta en el visitante que llega atraído por ese espectáculo de color, que, desgraciadamente, tampoco se libra de la muerte. En este sentido, se hará un análisis de los patios desaparecidos hasta el año pasado, se incorporará la ordenanza urbanística existente, los programas de Vimcorsa para proteger estos inmuebles y los planes de el área de Ferias y Festejos para perpetuar esta fiesta.

En el expediente también hay espacio para las recomendaciones, como las que hace el arquitecto Arturo Ramírez, que sugiere la recreación de un patio romano y la de uno califal; la creación de una escuela de jardinería del patio; o nuevos premios que reconozcan la rehabilitación, conservación, promoción de patios nuevos o la configuración de espacios más habitables. También le da un tirón de orejas a las ordenanzas urbanísticas, que "condicionan muchos de los comportamientos de los promotores de edificios, por lo que recomienda "reflexionar sobre qué parámetros de las ordenanzas estimulan o favorecen la creación de patios". Otro consejo más es el del arquitecto Rafael Pérez de Siles, que dice que, para que los patios sigan siendo esos espacios por los que respira el casco histórico, "han de conservarse con sus tipologías estructurales y constructivas históricas".

El expediente ha sido objeto de confrontación entre gobierno municipal y oposición. El PP critica su retraso y dice que no admitirá más demoras mientras que el gobierno local asegura que la documentación estará lista a tiempo. El expediente tiene que pasar muchos filtros antes de llegar a la Unesco, ya que debe ser valorado en la Delegación de Cultura, en la Consejería y en el Ministerio. "Además de un trabajo escrupuloso, hay que hacer márketing puro y duro", señala Candelario, ya que "hasta la presentación debe llamar la atención". Para ello, el Ayuntamiento hará un CD que lo resuma todo en tres minutos. Todo el material conformará cinco volúmenes de más de 700 páginas, que, en principio, se traducirán al francés y al inglés, y que exhibirán lo más genuino de Córdoba, que aspira a perpetuarse como Patrimonio Intangible de la Humanidad.

Idiomas