FUENTE: BLANCA CIUDAD IMEDIO, Propietaria y cuidadora de patio

La información dada por el Ayuntamiento de Córdoba a los medios de comunicación, sobre el número de visitas a los patios durante los doce días del certamen y que me avergüenza reproducir, sólo nos puede hacer sentir pudor, sonrojo y desesperación. Me explico: como propietaria, cuidadora y luchadora por dignificar la Fiesta de los Patios desde hace más de 20 años, estos números suenan a cosas no a personas, es decir, hemos atendido visitas, ¿tres, cinco por segundo?, ¿y qué pasa entonces con las experiencias humanas de estos días que hemos disfrutado en los patios?, ¿dónde quedan los rostros cansados, con sed, de las personas de lugares de procedencia insospechados que han llegado a nuestras casas, y a las que se les ha prestado ayuda, poca sin duda, pero cuyo objeto ha sido el mitigar sus largas esperas y que alcanzaran en las mejores condiciones posibles el sueño de conocer y entroncarse con los patios de Córdoba?

Esta forma de manifestar la clase política una actividad tan singular y tan personalizada, sólo con números de visitas que confunden a la población, son estadísticas que no reflejan para nada la realidad de la Fiesta de los Patios y que para nosotros nos insulta.

La plataforma digital, en su conjunto, ha sido –por su precipitación al ponerla en marcha– un elemento distorsionado y conflictivo para las personas cuidadoras de los patios, no ha mitigado las visitas en las zonas donde, desde hace años, hay exceso de personas visitantes, y en las más tranquilas se han producido avalanchas, sin tener previamente la ayuda prometida de las personas voluntarias. En consecuencia, se ha sufrido ansiedad y desconcierto.

El coste negativo de la fiesta sigue recayendo en nuestros bolsillos, ponemos cada vez más dinero para la fiesta, ya que la subvención no cubre ni el 30 por ciento de los gastos de un patio en los días del certamen, no el anual, que es cosa nuestra y lo ofrecemos gratuitamente, amén de que nuestra salud se resiente y el agotamiento nos deja destrozados.

El Ayuntamiento nos ha defraudado de nuevo ya que en la última negociación que tuvimos todos los patios, antes de aprobar las bases, y en la exposición dada sobre la plataforma digital, la promesa de dos personas voluntarias por patio ha resultado una ilusión efímera, nos pidieron confianza y se la dimos, ¡qué ingenuidad la nuestra!

Sólo nos queda poder constatar que la ayuda económica extra que se nos prometió para el mes de junio de 1.500 euros, procedente de los beneficios de las ventas de la plataforma digital, se haga realidad, porque si no se habrá perdido el poco rescoldo de confianza que aún pudiéramos albergar y eso políticamente puede ser nefasto.

La Unesco debería observar atentamente la Fiesta de los Patios, pues sus organizadores, léase Ayuntamiento, priman el mercantilismo, empobrece a las familias, atenta contra la salud de las personas cuidadoras e ignora lo mejor, el factor humano que debería aportar la fiesta, quebrando el rito y la liturgia del ser y estar de un patio, que es, en definitiva, lo que nos gusta transmitir a la gente que recibimos en nuestros patios.

Idiomas