Los recintos de Pastora, 2 y Maese Luis, 22 acogieron ayer la repostería navideña que concursa en el certamen gastronómico organizado por la Diputación de Córdoba y la asociación Claveles y Gitanillas y cuyo ganador se decidirá hoy.

FUENTE: CARMEN LOZANO. DIARIO CÓRDOBA.

Además de vestirse de Navidad, los patios de Córdoba endulzan aún más estas fechas gracias al concurso gastronómico organizado por la Diputación de Córdoba y la asociación Claveles y Gitanillas, que este año llega a su tercera edición. Los recintos de la calle Pastora, 2 y Maese Luis, 22 acogieron ayer numerosas bandejas de rosquillas, polvorones, pestiños, trufas y bolitas de coco, entre otros dulces típicos de la Navidad, que, tras el dictamen del jurado hoy, serán degustados por los cordobeses y visitantes entre villancicos, panderetas y zambombas.

Aunque la lluvia deslució la apertura, el lunes, de los cinco patios que han abierto sus puertas esta Navidad, Rafael Barón, dueño de Pastora, 2, no pierde la esperanza de que el tiempo no impida poder disfrutar de la belleza de estos recintos, que en Navidad adquieren un tono muy especial y casi vuelven a su antigua esencia de vecindad, donde se olvidan las penas por unos días y se comparten canciones, palmas, alegría y buenos deseos para el próximo año.

Desde todos los barrios de la ciudad, e incluso algunos pueblos, llegaron ayer a estos patios dulces típicos navideños dispuestos a competir por los 300 euros del primer premio, los 200 del segundo y los 100 del tercero y dar placer al paladar, igual que lo hicieron las bolitas de batata y las bolas de trufa que ganaron el año pasado y de las que Barón aún se acuerda.

Idiomas