El País.com 

REPORTAJE

Patios que se marchitan

Vecinos de Córdoba alertan del deterioro de algunas casas de vecinos

MANUEL PLANELLES – Córdoba – 10/12/2007

 La primavera no llega si Dolores falta. Los claveles no florecen. Y en las macetas del patio de la calle Martín Roa de Córdoba sólo está plantado un otoño seco de 365 días.

 

Una úlcera en la pierna ha encadenado a Dolores de la Haba, de 82 años de edad, al sillón de su casa. Doce meses lleva con la pierna en alto y la mente en su patio, que se marchita sin que ella pueda bajar las escaleras para remediarlo. El recuerdo no le consuela. Porque de nada sirven ahora los premios que históricamente ha logrado este patio en el concurso oficial que se celebra cada mayo en Córdoba desde 1918. Dos años lleva ya sin presentarse al certamen Dolores.

"Los patios son un patrimonio de la ciudad", dice Blanca Ciudad,vocal de la Asociación Claveles y Gitanillas. "Pero cuando las personas mayores faltan, las familias ya no quieren saber nada. Todo el mundo trabaja fuera y mantenerlo lleva mucho tiempo", se lamenta Ciudad, quien también es propietaria de otro premiado patio.

La Asociación de Amigos de los Patios alertó hace unos días de que algunos de los más antiguos y tradicionales ya no se presentan al concurso popular. Los edificios son viejos, los dueños mayores y las casas caen en el olvido y el descuido.

Esta asociación señaló varios patios que están en peligro de extinción: el de la calle San Juan de Palomares, el de Trueque, el de Postrera… y el de Martín Roa, donde viven desde hace 18 años Dolores con su marido Manuel López y dos familias más.

Dolores y Manuel están arrendados, con una de esas rentas antiguas de 2.500 pesetas al mes. El edificio no sólo ha perdido su encanto por la falta de flores. Está al borde de la ruina. Grietas en todas las paredes, techos apuntalados, suelos sin la mitad de las losas…

Este inmueble y el contiguo, que presenta un estado parecido, son propiedad de una fundación vinculada a la Iglesia. El Ayuntamiento de la ciudad ha acometido algunas intervenciones en el edificio. Pero Dolores se queja de que sólo ha arreglado lo mínimo.

El patio del número cuatro de la calle Trueque no está en tan mal estado. Pero de las cuatro familias que antes vivían allí, hoy sólo queda José María Duran, quien tiene un taller en ese inmueble. "La actual propietaria viene los domingos y también se acerca un jardinero", dice Durán.

Las asociaciones de patios reclaman al Consistorio más implicación y que ayude más a los propietarios para que puedan mantener esta tradición. El Ayuntamiento de Córdoba, gobernado por IU y PSOE, prepara un paquete de ayudas más amplias de las que actualmente se otorga a los propietarios.

Blanca Ciudad, vocal de la Asociación Claveles y Gitanillas, no tiene mucha fe en las promesas municipales.

 

Idiomas