Vecinos de los patios y hosteleros depositan sus esperanzas en Mallorca Los residentes consideran que la declaración será muy beneficiosa pero reclaman más ayuda.Propietarios de restaurantes apoyan la idea y defienden la apertura de los recintos todo el año.

FUENTE: ISABEL LEÑA. DIARIO CÓRDOBA. 

No solo el Ayuntamiento tiene depositada su esperanza en Mallorca. Vecinos de los patios que aspiran a ser patrimonio intangible de la humanidad, y que hoy se someten a un importante examen ante la Comisión Nacional de Patrimonio Histórico, acogen con entusiasmo esa posibilidad, sobre todo porque confían en que les beneficie de alguna manera y les aporte esa ayuda que tanta falta les hace y que no dudan en reclamar en todo momento. Una de estas vecinas, Carmen Alvarez, de Marroquíes, 6, piensa que "es una forma de protegerlos y vendrá bien para mantenerlos".

Por su parte, los hosteleros de los barrios con patios confían en que la declaración traiga más visitantes que reporten beneficios al sector, pero no solo en mayo, sino durante todo el año, lo que aumentaría las pernoctaciones y repercutiría en los establecimientos de todos los barrios con patios, ya que "los turistas se quedarían más días y recorrerían Córdoba", según destaca, Alberto Rosales, del restaurante Puerta Sevilla, en San Basilio. Rosales afirma que la declaración "puede ser un pelotazo", e incluso, "un salto de los mayores que podría dar Córdoba".

Los representantes de las dos asociaciones ligadas a esta fiesta, Leonor Camorra, de Claveles y Gitanillas, y Miguel Angel Roldán, de Amigos de los Patios, también están entusiasmados con la posibilidad de que Córdoba salga hoy airosa de su cita en Mallorca. Camorra lo compara con el fútbol, "es como si el Córdoba subiera a Primera, vendría más gente". Eso sí, considera que habría que regular la afluencia de público que cada mayo desborda estos recintos. Y, pase lo que pase, no "permitir que esta tradición se pierda". Por su parte, Miguel Angel Roldán, al igual que el resto, está convencido de las "grandes posibilidades" de Córdoba porque los patios "son ya conocidos mundialmente". A su juicio, si todo sale bien, "será un boom", aunque habría que "mejorar la arquitectura antigua, que es lo genuino, lo que representa la vida pasada". El paso de hoy es decisivo pero no el definitivo, ya que, si se supera, queda lo fundamental, que la Unesco conceda la declaración y eso tarda más de un año.

Ana Verdú se muestra "muy tranquila" antes de su intervención

La delegación cordobesa que estará presente hoy en la deliberación del Consejo del Patrimonio Histórico llegó ayer al hotel en el que se aloja en Palma de Mallorca pasadas las ocho de la tarde. La encargada de exponer las singularidades de esta fiesta, Ana Verdú, confesó que estaba "muy tranquila", aunque "con el peso de la responsabilidad" de exponer el trabajo de dos años en 15 minutos. Verdú mostró su deseo de que "todo vaya muy bien". Más tarde, se reunió con el alcalde, Andrés Ocaña, para abordar los últimos detalles de la prueba de hoy. El coordinador de Presidencia, Manuel Pérez, es la tercera persona que estará presente en el acto.

El alcalde, que asistirá a la exposición de Verdú, recordó que la exposición de los patios será la tercera tras la de los castellets y la cetrería. La última será la de los cantos de la Sibila. Ocaña dijo por la mañana en Madrid que la candidatura es la "más idónea" por la variedad de aspectos sociales y culturales que tiene, y que se defiende sola. El alcalde considera que la candidatura es "muy sólida" y aseguró tener "toda la ilusión" en que el resultado de la exposición sea "positivo". Y si no, "los patios continuarán ahí, y seguirán siendo preciosos". En esta misma línea se pronunció ayer la presidenta de la asociación Claveles y Gitanillas, Leonor Camorra, que aseguró que si la candidatura se estanca hoy en Mallorca, "no tiraremos la toalla y otra vez será".

Idiomas