Unos 200 policías locales evitarán problemas en las Cruces cada día

FUENTE: J. P. ABC CÓRDOBA.

El Consistorio pretende que en el Alcázar Viejo no se vuelvan a repetir las estampas de largas colas para entrar a ver los patios y de saturación de público en estos recintos, por lo que facilitará a los turistas la llegada a otras zonas de la ciudad en las que también existen patios.

La idea es repartir por Córdoba el turismo que, por tradición, acude a la calle San Basilio y las aledañas a ver los patios con más fama de la ciudad.

Para lograrlo habilitará dos zonas para estacionamiento de autobuses turísticos en puertas del barrio de Santiago y de Santa Marina. En concreto, los autobuses tendrán una parada provisional en Campo Madre de Dios y otra junto al Chimeneón de la avenida de las Ollerías, desde donde será más fácil el acceso a los citados barrios y a los patios que allí existen.

 Según informó ayer el concejal de Seguridad y Movilidad, José Joaquín Cuadra, además de habilitar estos espacios provisionales se hablará con los guías turísticos y las agencias de viajes que organizan las excursiones para darles a conocer que existen y que hay patios más allá del Alcázar Viejo.

Esta iniciativa para que los turistas no colapsen San Basilio forma parte del plan especial que el Ayuntamiento ha elaborado para la fiesta central del mes de mayo, y que contempla también cortes de la circulación en el Alcázar Viejo los días de más afluencia, así como vigilancia para que tampoco en los patios se produzca el fenómeno del botellón como espera lograr durante la Cruces de Mayo.

Idiomas