El colectivo cree "discriminatorio" incluir las tres viviendas reformadas por Vimcorsa y se opone a otras por su "mal estado" o por "carecer de licencia", entre otros motivos.

FUENTE: Rafael C. Mendoza. EL DÍA DE CÓRDOBA

La nómina de participantes para la próxima edición del Concurso Popular de Patios aún no está cerrada a falta de menos de un mes para su celebración, que se desarrollará entre el 5 y el 16 de mayo. En total, según las cifras facilitadas a El Día por fuentes de la comisión técnica, un total de 48 casas aspiran a formar parte del certamen y se encuentran pendientes del visto bueno definitivo de la comisión técnica. Sin embargo, desde la Asociación de Propietarios Claveles y Gitanillas apuestan por excluir a ocho viviendas en el listado final a pesar de que la normativa actual permite que haya hasta 50 participantes. El mal estado que presentan algunos de estos recintos, las dimensiones y la ayuda adicional que presta la empresa municipal de Viviendas de Córdoba (Vimcorsa) son algunos de los motivos que alega este colectivo.

A juicio de Claveles y Gitanillas y como así queda reflejado en el capítulo de sugerencias facilitadas a la comisión -de también forman parte junto con diversos ramos del Ayuntamiento-, los inmuebles reformados por Vimcorsa deberían quedar "directamente fuera de concurso". Son los casos de las calles San Juan de Palomares, 11; Trueque, 4; y Martín de Roa, 9; cuyos propietarios han recibido "más ayuda que el resto de patios". A este respecto, desde el colectivo de propietarios tildaron este escenario de "trato discriminatorio" hacia los otros participantes y abundaron en que queden encuadrados en la categoría de fuera de concurso. Esta situación dejaría a sus titulares tanto sin la subvención que concede el Ayuntamiento y sin la posibilidad de optar a cualquiera de los premios en metálico que recogen las bases del concurso.

Los patios de la plaza de San Eloy, 9 y 15, y el de la calle Sánchez Peña, 14 son otros tres de esta lista negra que maneja la asociación que aglutina al mayor número de aspirantes del certamen. En el caso de San Eloy, 9, el colectivo subraya que el patio "tiene escasas macetas, pobreza de contenido, descuidado y maloliente". También manifiesta que la persona que lo cuida no vive en él y que las personas que sí residen "apagan la luz o rompen las bombillas para que no entre nadie a partir de las diez de la noche". En cuanto a los motivos que alegan para prescindir de San Eloy, 15 figura su "aspecto deplorable" e incluso lo encuadra en un capítulo de "infravivienda y miseria". La "falta de limpieza en los días de concurso" y el hecho de que tampoco viva en él la persona que concurre al certamen figuran entre los motivos de exclusión del patio de la calle Sánchez Peña, 14. Claveles y Gitanillas precisa sobre este último recinto que "es una decepción para la gente que los visita".

Ciertas trabas administrativas figuran entre los argumentos más sólidos de los que se vale esta asociación para tratar de privar al patio de la calle Bataneros, 1, de su concurso. El informe al que ha tenido acceso este periódico precisa que esta casa "no tiene licencia de primera ocupación" y matiza que "tiene problemas en la Gerencia de Urbanismo y en la Delegación de Cultura de la Junta de Andalucía por no adecuarse al proyecto de ejecución".

La última de las viviendas a la que se opone el colectivo Claveles y Gitanillas es la que se encuentra ubicada en la calle Carlos Rubio, 7. De este recinto señala que "es un patio sin macetas alguna y sin visos de que vaya a tener" y pide que no se inscriba en el certamen hasta que "no pasen años, cuando los visitantes puedan disfrutar con flores y un estanque" que en la actualidad está tapado con madera.

Idiomas