El Patio de la Cancela expone una treintena de obras en cerámica de prestigiosos diseñadores de España

FUENTE: RAFAEL C. MENDOZA. EL DÍA DE CÓRDOBA. 

Las tiestos y, en definitiva, la cerámica antigua que hay en cada rincón del Palacio de Viana conviven desde ayer en uno de sus patios -el de la Cancela- con piezas también realizadas con barro pero que siguen patrones estético muy diferentes. Es el toque innovador que Surgenia e Innovarcilla, con el apoyo de la Junta de Andalucía y la Fundación Cajasur, le han dado a uno de los espacios que reciben más visitas durante las dos semanas que dura el Concurso Popular de Patios. La mezcla de tradición y vanguardia en la cerámica es precisamente el reto que se habían marcado los impulsores de esta novedosa iniciativa. En este sentido, el presidente de Surgenia, Quim Larrea, apoyó la idea de "volver a pensar las cosas en lugar de seguir haciendo lo mismo y de la misma manera".

El objetivo de impactar a los visitantes a través del juego de contrastes, a tenor de algunos de los primeros comentarios, parece alcanzado. Así, por ejemplo, uno de los turistas que acudieron ayer al Patio de la Cancela se mostró especialmente sorprendido por la forma de las piezas diseñadas por el madrileño Jaime Barrutia. El propio creador aclaraba que su colección -bautizada por él como Biot- está concebida como una metáfora del crecimiento de una semilla. Barrutia, que cuenta con galardones nacionales en el campo del diseño, abundó en que sus maceteros "son como semillas".

En total, este emblemático rincón de Viana tiene en torno a una treintena de obras de barro, todas ellas pertenecientes a seis colecciones y realizadas por cuatro autores de prestigio en este terreno -el citado Barrutia, Gemma Bernal, Josep Guiu y Antonio Serrano- y dos empresas, Herme & Mónica y Odosdesign. Asimismo, como explicó el gerente de Innovarcilla, José Ángel Laguna, los propios diseñadores han sido los que han elegido las variedades florales más "adecuadas" para sus maceteros. Esta circunstancia explica que el Patio de la Cancela exhiba una gran diversidad tanto en la forma de las piezas cerámicas como en el colorido floral -de hecho, hay especies poco usuales en los patios que abrirán sus puertas ante la previsible llegada de miles de turistas a la ciudad-.

Este punto de Viana cuenta, por tanto, con ingredientes de sobra para convertirse en el más visitado de los que forman parte del palacio. Los turistas, con cámara de fotos en mano, trataban ayer de tomar la instantánea que pusiera de manifiesto las evidentes diferencias entre unos y otros tipo de cerámica. Los maceteros tumbados de Bernal, los de colgar de Herme & Mónica -inspirados en los jardines colgantes de Babilonia, como así puede leerse en el letrero que hay bajo uno de los tiestos- y las piezas torneadas de Guiu son, entre otros muchos, los que llaman más la atención.

El director de la Fundación Cajasur, José Rafael Rich, aparte de destacar la cooperación de Surgenia e Innovarcilla, destacó que la apuesta por este tipo de cerámica "innovadora" puede entenderse como "que en momentos de crisis quizás haya que hacer las cosas de otra manera". El gerente de Innovarcilla, por su parte, detalló que, a través de muestras como éstas, "se dan un valor añadido a la cerámica, al tiempo que se crean prototipos para el sector".

Idiomas