El primer fin de semana de patios se ha saldado con más visitantes que el año pasado y largas colas en recintos de todos los barrios La fiesta atraviesa su ecuador con la presencia de escolares y muchos turistas.

FUENTE: ISABEL LEÑA. DIARIO CÓRDOBA.

Tras la tormenta, llegó algo de calma, pero no mucha. El fin de semana ha roto todas las previsiones. La experiencia del año pasado hacía presagiar que los patios recibirían muchas visitas, pero no tantas. El primer balance que hacen los responsables de las asociaciones Claveles y Gitanillas y Amigos de los Patios, Leonor Camorra, y Miguel Angel Roldán, respectivamente, indica que ha habido muchas más visitas que el año pasado. Tanto es así, que se han formado grandes colas en recintos de todos los barrios, que han tenido que abrir durante más tiempo que el establecido.

Camorra recuerda que el patio que se ha llevado el primer premio en arquitectura tradicional, el de Marroquíes, 6, "ha tenido hasta colas de una hora". Los visitantes no querían perderse los recintos premiados, que son los que han registrado las mayores aglomeraciones. Camorra asegura que "ha habido avalanchas de autocares" y que se han visto obligados a estar abiertos más tiempo, "no les vas a dar con la puerta en la cara".

Roldán califica la experiencia de "positiva", pero "muy agobiante porque hemos estado desbordados". Asegura que "el sábado hubo patios que no pudieron cerrar". También hubo algunos que cortaron a las 14.00 horas y a las 16.30 ya tenían colas en la puerta. Por ello, su intención es solicitar el año que viene "adelantar la hora de apertura durante el sábado y el domingo, aunque descansemos menos tiempo". A pesar de todo, afirman que no ha habido problemas, "solo que la gente se desespera al tener que esperar", indica Roldán.

Los voluntarios de centros de mayores que han estado colaborando con los propietarios de patios han hecho lo que han podido. "Su labor es muy buena, pero se ven impotentes ante la avalancha de gente y no tienen fuerza para pararla", señala Roldán. Por su parte, Camorra comenta que "han ayudado mucho, porque una persona sola no puede llevar un patio, y ellos controlan y vigilan que no estropeen las flores". La responsable de Claveles y Gitanillas solicitará el año próximo que estén en más patios.

A Araceli Valle, de Martín de Roa, 2, le ha parecido "perfecta" la ayuda de estos voluntarios, que "echan una mano en la cola y aquí dentro". A pesar de todo, estaba "muerta" tras los estragos del fin de semana. "Hemos estado hasta las 2.30 y dejando gente fuera", relata algo descontenta por una discusión que la obligó a llamar a la Policía Local, "pero ni siquiera vino", lo que le hace volver a plantearse que "como no se solucione el problema de la bulla, no abrimos más".

Por su parte, el delegado de Festejos, Marcelino Ferrero, dijo ayer a Efe que los patios van mejorando, como muestra la afluencia "desbordante" de público. A su juicio, el mayo festivo "va viento en popa y a toda vela" e incluso supera en calidad al del año pasado.

La jornada de ayer fue más tranquila, aunque tampoco cesaron los visitantes en todos los barrios con patios. En San Basilio, además de turistas, había excursiones de colegios, que se sucederán durante toda la semana, y también grupos de discapacitados. La fiesta atraviesa ahora su ecuador, por lo que todavía quedan seis días para captar la esencia de Córdoba.

Idiomas