Arquitectos de la Politécnica de Madrid realizan una guía para dirigir todos los proyectos para recuperar las casas de vecinos que caigan en manos de Vimcorsa

FUENTE: R. R. EL DÍA DE CÓRDOBA.

Un grupo de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid está desarrollando para Vimcorsa la hoja de ruta a seguir para la rehabilitación de todas las casas patio que entren en la órbita de la empresa municipal de vivienda. No se trata de una cuestión fácil. Este tipo de viviendas colectivas tradicionales son fin de raza, al igual que sus habitantes. En muchos casos, su belleza está ligada, precisamente, al hecho de que se trata de construcciones que han crecido bajo las necesidades de sus dueños, incorporando de forma caótica todo tipo de materiales, a base de arreglillos realizados por un casero mañoso o en las horas libres de un cuñado.

La empresa de vivienda ha encargado a un grupo dirigido por Gabriel Ruiz Cabrero, con la colaboración de Gabriel Rebollo (los arquitectos conservadores de la Mezquita-Catedral), que establezcan qué se puede o se debe hacer con las casas patio, que a base de pérdidas se han convertido en rarezas, en fósiles urbanísticos, que a duras penas aguantan en pie. "La clave es que, cuando se haga el proyecto, toda siga igual en apariencia", afirma Ruiz Cabrero, quien junto a sus colaboradores considera que el valor de esta arquitectura popular, doméstica, ha de ser perpetuado sin más añadidos de los estrictamente necesarios.

Al contrario, algunas de las cuestiones tradicionales que se han perdido en muchas casas patio se pretenden revitalizar gracias a las nuevas formas de construcción o a materiales novedosos. Así, explicaron los arquitectos, se plantea rescatar el suelo tradicional -donde el chino o el bolo se asienta sobre lecho- que permite la transpiración y refresca los veranos. Los responsables del equipo de investigación explicaron que ya existen técnicas para prevenir humedades a la vez que se garantiza el papel que siempre tuvieron los patios, el de un sistema de climatización gratuito para toda la casa. Otras incorporaciones pasan por la mejora de las estructuras aprovechando los gruesos muros de carga de las viviendas -que tienen una cimentación por zapata- pero utilizando materiales livianos.

 La actuación en una casa patio implica, de forma ineludible, una reprogramación del edificio. Habitualmente, se trata de viviendas de uno o dos dormitorios, muy pequeñas para los estándares de habitabilidad que se barajan ahora. Los proyectos de ejecución implicarán, casi con total seguridad, una redistribución de los espacios de forma que se obtengan apartamentos más cómodos y mejor dotados, capaces de atraer a usuarios más jóvenes.

Idiomas