El informe describe las medidas para proteger y promover esta tradición. Destaca "su espiritu abierto a toda la comunidad y a la innovación" 

FUENTE: DIARIO CÓRDOBA.

La Fiesta de los Patios se presenta ante la Unesco como un ritual con arraigo popular que ejerce una función social con los valores intangibles de convivencia, solidaridad, diálogo intercultural e intercambio de saberes por bandera. La candidatura cordobesa recoge su defensa en un dossier de apenas 15 folios que responde a una docena de preguntas y que cualquier ciudadano puede ver en la página web de la Unesco. De manera muy concreta, puesto que a cada respuesta se le exige un número máximo de palabras, este documento hace hincapié en que se trata de una "celebración en espacios sociales que promueven el contacto humano y el intercambio cultural" y considera que la fiesta es "un evento festivo comunal que proporciona un sentido de identidad y continuidad a los habitantes de Córdoba, que reconocen esta expresión como un componente importante de su intangible patrimonio cultural".

Por otro lado, el informe manifiesta que la inscripción de la Fiesta de los Patios en la lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad podría "promover la diversidad cultural y el aprecio de la creatividad humana, debido a su espíritu abierto a toda la comunidad y a la innovación". También se describen en el documento las medidas actuales y las propuestas para proteger y promover esta tradición, fortalecer su viabilidad y garantizar su continuidad con el compromiso de los residentes del país y de Córdoba. El informe refleja que este evento del mayo cordobés está incluido en el Atlas del Patrimonio Cultural Inmaterial de Andalucía, administrado por el Instituto del Patrimonio Histórico Andaluz, y en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, regido por el Gobierno autonómico.

Además de todo esto, el dossier también especifica la ubicación geográfica y el alcance de esta fiesta, destacando, en este sentido, que el escenario forma parte del casco histórico. Por otro lado, el informe recoge que personas de todos los grupos sociales participan de este evento, "que se ha transmitido de padres a hijos, de abuelos a nietos, a través de varias generaciones como manera de expresar, representar y perpetuar un sentido de pertenencia e identificación con la ciudad de Córdoba, sus símbolos y sus tradiciones", además de trascender "la esfera privada para lograr un bien común".

Idiomas