El Teatro Góngora acoge la Gala de los Patios para agradecer el trabajo de los propietarios para conseguir el reconocimiento de Patrimonio Inmaterial por la Unesco

FUENTE: A. CALERO. EL DÍA DE CÓRDOBA.

Había una cuenta pendiente con los propietarios de los Patios desde que el pasado 6 de diciembre la fiesta consiguió el reconocimiento de Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco. Entonces el alcalde, José Antonio Nieto, dijo que el Ayuntamiento prepararía un gran acto para agradecer el trabajo de los cuidadores, que es lo que, en definitiva, ha hecho posible la distinción. Y ese compromiso se materializó ayer en la Gala de los Patios, una celebración que tuvo lugar en el Teatro Góngora y a la que asistieron tanto los propietarios como representantes de la sociedad cordobesa para dar las gracias de parte de toda la ciudad. Fue una tarde en la que se olvidaron los enfrentamientos que se han producido en la redacción de las bases del concurso de este año y lo más importante fue resaltar el valor de una de las señas de identidad de Córdoba, sus Patios.

Nieto recibió a los dueños unos minutos antes en la Sala Polifemo y a todos se les entregó un pergamino y un azulejo que podrán colocar en el recinto. El alcalde les dirigió unas palabras y aseguró que "no hay precio que pueda pagar vuestro esfuerzo". Además, les dijo que este año, tanto el Ayuntamiento como los cuidadores "tenemos una responsabilidad especial" ya que es el primer concurso que se celebra con el sello Unesco. Unos minutos después, ya durante la gala, el alcalde insistió en el agradecimiento a los propietarios y destacó que hay que mirar al futuro "sin perder la esencia". "Los Patios tienen que ser lo que han sido, pero seguir creciendo y estar a la vanguardia; ser ambicioso pero de forma sana", apuntó el regidor quien además, aseguró que la tarea del Ayuntamiento tiene que ser convertirse en "el mejor aliado" de este colectivo. La intervención de Nieto fue un reconocimiento sincero a la labor que durante tanto tiempo han realizado los cuidadores de los Patios, "80 años de valor, calidad y humanidad", dijo, y resaltó estos conceptos por encima "de lo otro" que se deriva del reconocimiento de la Unesco, como el incremento de las visitas o un mayor posicionamiento turístico. "Lo más importante es que no os mováis un ápice de lo que habéis visto de vuestros padres y abuelos", dijo Nieto a los propietarios que estaban sentados en las primeras filas del Góngora, un mensaje sentido que el colectivo agradeció.

Pero además de mantener la tradición, se insistió en el mensaje de mirar al futuro. La actriz cordobesa Macarena Gómez irrumpió en el escenario para representar el relevo de los jóvenes, tanto de las nuevas generaciones que cuidan los Patios como los que vienen a visitarlos. Un futuro que, además, viene de la mano de las nuevas tecnologías, como el portal web que prepara el Ayuntamiento. En ella, según explicó Gómez, habrá varias secciones como las visitas virtuales a los Patios, un servicio de geolocalización, una guía sobre cómo llegar hasta los recintos y el apartado E-Book, con una guía sobre la historia de cada casa y de esta tradición. Todo "para poner en valor lo tradicional y lo nuevo".

La pequeña Alba Salinas, de 11 años, también desplegó su arte en el escenario y otra cantante cordobesa, Lya, cerró la gala para interpretar el himno que ha compuesto para los Patios. Gotas de agua / caen sobre mí/ y juegan con las flores/ de mi patio andalusí cantó la cordobesa como homenaje a la fiesta más universal de su cuidad. Una tradición que quiere mantener su esencia pero que no renuncia a adaptarse a los nuevos tiempos. Que agradece la labor callada y mantenida en el tiempo de los que abren sus casas cada año y que no quiere perder ese espíritu abierto solidario que le ha valido el reconocimiento mundial.

 

Idiomas