FUENTE: R. A..ABC CÓRDOBA.

Todo empezó en marzo de 2007, cuando el Pleno aprobó la creación de una comisión para promover y la solicitud de la declaración de los Patios como Patrimonio Intangible de la Humanidad. De conseguirlo, sería la tercera ocasión en que una tradición popular española recibiese esa distinción de la Unesco. Porque el organismo de la ONU ya concedió en 2001 ese honor a «El misterio de Elche» y, cuatro años más tarde, a «La Patum» de la localidad barcelonesa de Berga. A continuación se detallan los principales hitos del trabajo por la declaración.

Marzo de 2007. El compromiso electoral de Rosa Aguilar, formulado en la campaña a los comicios locales de 2003 de presentar a los patios a la citada distinción de la Unesco se cumplió, pero tarde. Fue en marzo de 2007, cuando la iniciativa se aprobó en el Pleno, y con el respaldo de todos los grupos políticos con representación en Capitulares. Era ése en un momento en el que no corrían buenos tiempos para las fiestas populares. La pérdida de identidad y la devaluación evidente de muchas tradiciones -las Cruces se habían convertido ya en un foco del «botellón» y la Feria luchaba contra las «discocasetas» entre las medias tintas del equipo de gobierno- situaron a los patios cordobeses en una de las pocas referencias de las manifestaciones genuinas de Córdoba.

Abril de 2008. Al año de comenzar a funcionar, varios de los miembros no políticos de la comisión reconocen que sólo se les ha convocado una vez y que los resultados del citado órgano son inexistentes. Los retrasos en los trabajos que debía realizar se hacen evidentes.

Junio de 2008. La Comisión de Cultura del Parlamento andaluz aprueba ayer por unanimidad una proposición no de ley presentada por el PP y enmendada por el PSOE que apoya la inclusión de la fiesta de los Patios cordobeses en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La diputada del PP por Córdoba y ex presidenta de esta formación, María Jesús Botella, fue quien defendió esta propuesta. La iniciativa del PP fue admitida inicialmente por el PSOE, que matizó que los patios cordobeses ya cuentan con protección pues el Casco Histórico de Córdoba está considerado Patrimonio de la Humanidad por la organización internacional. Al final, los socialistas se sumaron a la moción. A regañadientes, hay que añadir.

Julio de 2009. Fue la fecha de la superación de la primera prueba de fuego. La propuesta del Ayuntamiento para que el Festival de Patios fuera declarado Patrimonio de la Humanidad fue aceptada por el Ministerio de Cultura, junto con las otras tres candidatas -la cetrería, el canto de la Sibila de Mallorca y los «castells» de Cataluña-. Trasciende que la Unesco decidirá si le da la distinción en 2010.

Marzo de 2010. La candidatura cordobesa pasará el último corte de la Unesco el próximo mes de junio, según asegura la directora de Bienes Culturales de la Junta de Andalucía, Guadalupe Ruiz. Y si se logra la selección, la declaración expresa como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad tendrá lugar en octubre. Hasta la fecha no hay novedades sobre la marcha del proceso, inmerso en los plazos burocráticos fijados por la Unesco.

Idiomas