Miles de personas se repartieron entre las calles del casco histórico, la avenida de los Piconeros y el Palacio de la Merced intentando disfrutar del máximo de actividades posibles Dos de ellas terminan hoy.

FUENTE: ISABEL LEÑA. DIARIO CÓRDOBA

"¿Vamos de patios, de cata o a Cabalcor?" Difícil elección. Cuando un sábado se presenta tan repleto de actividades como el de ayer, es complicado compaginarlo todo. Pero eso intentaron hacer muchos cordobeses y visitantes, que fueron de un sitio a otro procurando no perderse nada y animando las calles del entorno de los lugares en los que se celebran estos eventos, donde se mezclaban también bodas y comuniones.

Los más madrugadores intentaban combinar patios y caballos. Para eso lo mejor era acercarse a los recintos floridos de Santa Marina y San Agustín. Entre ellos estaban los dos ganadores de este año, Marroquíes, 6, y Pastora, 2, que ayer fueron los auténticos protagonistas de la jornada. Si había que hacer una selección de patios, lo ideal era llevarse una imagen de los triunfadores, que se vieron desbordados. Manuel López trataba de poner orden entre los visitantes de Marroquíes, 6. "Por la derecha, por favor, la izquierda es para salir, tenemos que seguir un orden". Obedecerle era la única forma de captar la belleza que les ha valido tantos premios, aunque eso significara esperar. "A los patios no se puede venir con prisa", les decía. Manuel López estaba "orgulloso" por el galardón que premia el "esfuerzo" que necesita esta casa vecinal en la que viven siete familias y en la que hay veinte viviendas. Su mérito no son solo las plantas, sino también "el cuidado de todo el entorno".

Cerca, los patios del Palacio de Viana, que también permanecen abiertos estos días, se encontraban a rebosar. En la calle Pastora, 2, estaba "un poco agobiado", pero muy "satisfecho" Rafael Barón, secretario de Claveles y Gitanillas. Este patio se ha llevado el primer premio en arquitectura moderna y eso "conlleva más visitas". Con este pequeño oasis contrasta el estado del pavimento de la calle, sobre la que cuelga una pancarta de denuncia.

El sábado fue día de bulla en todos lados. El entorno de la Mezquita y el Alcázar Viejo no se libraron de las aglomeraciones. Ni tampoco Cabalcor, que vio incrementada considerablemente la presencia de visitantes, sobre todo niños que deslizaban sus minúsculas manos sobre las crines de los caballos. Además, de los concursos morfológicos y la fase clasificatoria de doma vaquera, la jornada estuvo amenizada por un desfile de trajes de flamenca en el que participaron distintos diseñadores. El gerente de Córdoba Ecuestre, Javier Gómez, calificaba ayer de "éxito" el espectáculo ecuestre Arte y raza , que se repitió anoche y cerrará hoy Cabalcor. Durante la primera representación se agotaron todas las localidades.

Y la cata venció a la crisis, como quería. El bullicio de mediodía fue a más por la noche. Ayer tuvo unos invitados especiales, los Amigos del 600. Un día muy completito.

Idiomas